Foto: Especial

Junio cierra “con broche de oro” en materia de telenovelas ya que mañana, en sustitución del clásico ochentero “Mi segunda madre”, el canal de TLnovelas estrena otra superproducción de aquella década.

 Hablamos de “El pecado de Oyuki”, producción de Lucy Orozco (“Retrato de familia”; “Ramona”) realizada en el año de 1988 en el que Televisa no escatimó gastos de producción para además de construir una espectacular escenografía que emulaba paisajes del Japón en los que se desarrolla la historia también tuvo locaciones en aquel país asiático en donde posteriormente fue transmitida también siendo uno de los pocos seriales de manufactura nacional no sólo en proyectarse sino en gozar de mucho éxito.

 Basada en la historia de la prestigiada escritora del género Yolanda Vargas Dulché, autora de otros clásicos que como este fueron extraídos de la popular revista “Lágrimas, Risas y Amor” como “María Isabel”, “Rubí”, “Yesenia” o “Gabriel y Gabriela”, que en 1982 dio a la primera actriz Ana Martin su segundo gran éxito como heroína de telenovelas luego de protagonizar el clásico “Muchacha de barrio”, de 1979, y en el caso de “Gabriel y Gabriela” hacer inclusive un doble personaje en el que interpretaba a un varón.

 Debido a la gran mancuerna que Ana Martin hizo en aquella telenovela con el primer actor Jorge Martínez de Hoyos, y siendo asesora de producción también de “El pecado de Oyuki”, Ana Martin hizo el que se convirtió en el último protagónico como heroína del género con un profesionalismo tal que inclusive se lastimó sus ojos por el maquillaje que utilizó para interpretar a una joven japonesa que es explotada por su hermano (el también primer actor Salvador Sánchez) para que trabaje como geisha y así mantener sus vicios hasta que la joven conoce a un pintor inglés (el galán argentino Boy Olmi)  que en un principio parece ser el “príncipe azul” que la podría sacarla de aquel infierno pero que no llega a serlo necesariamente por las diferencias étnicas y culturales de los dos.

 Dirigida por Benjamín Cann (“Rubí”; “Antes muerta que Lichita”), “El pecado de Oyuki” destaca además de elementos de primer nivel en su producción como la música de Bebu Silvetti; la ambientación de Teresa Pecanins; la escenografía de Cristina Martínez de Velasco, el vestuario de Alejandro Castelum y el maquillaje de Takeshi Hazama, frente a las cámaras conjuntó los talentos de figuras del cine clásico mexicano como Martha Roth, Evangelina Elizondo y Ana Luisa Peluffo con actores o cantantes de ascendencia japonesa como Noé Murayama, Yoshio y Margo Su lo mismo que primeros actores de la actualidad como Rafael Sánchez Navarro, Ana Silvetti, Patricio Castillo y Marta Zamora, entre otros más. Si le gustan las telenovelas y tiene acceso a este canal no se la pierda.

 Comentarios a: sopeoperas@yahoo.com