Especial
El Observatorio advirtió de que el número de víctimas mortales puede aumentar en las próximas horas porque hay más de 40 lesionados

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos informó que al menos veinte civiles, incluidos ocho niños, han muerto este sábado en ataques del Ejército de Siria y su principal aliado, Rusia.

Los ataques se registraron contra varias poblaciones de la provincia de Idlib, en el noroeste del país y último bastión de las facciones opositoras a Damasco.

Cinco personas, entre ellas tres niños, perdieron la vida en la localidad de Abdita, en el sur de Idlib, por el lanzamiento de barriles explosivos por parte de helicópteros del Ejército gubernamental, que trata de avanzar por el sur de la región.

Otro hombre falleció por el mismo motivo en otra localidad del sur de Idlib, mientras que cuatro personas, incluido un niño, fallecieron por bombardeos de la aviación de Moscú sobre Al Barah, población situada también en el sur de Idlib.

Además, nueve civiles, entre los que hay tres menores, murieron en un bombardeo ruso contra Balyun y otro niño, en un ataque aéreo del Ejército en Bishgas, ambos en el suroeste de la provincia blanco de una ofensiva aérea y terrestre.

Finalmente el Observatorio advirtió de que el número de víctimas mortales puede aumentar en las próximas horas porque hay más de 40 lesionados.