Foto: Captura de video/ Excélsior
Serginho, que juega con Jorge Wilstermann desde 2017, abandonó la noche del domingo la cancha del estadio Ramón Aguilera, de la ciudad oriental de Santa Cruz a los 85 minutos, tras los insultos racistas de los aficionados de Blooming, equipo con el que disputaban un cotejo por el torneo Apertura.

LA PAZ. — La Federación Boliviana de Fútbol, clubes, jugadores y hasta el presidente Evo Morales pidieron que se sancione a los hinchas del club Blooming que lanzaron presuntos insultos racistas al delantero brasileño Serginho durante un partido de la liga local.

Serginho, que juega con Jorge Wilstermann desde 2017, abandonó la noche del domingo la cancha del estadio Ramón Aguilera, de la ciudad oriental de Santa Cruz a los 85 minutos, tras los insultos racistas de los aficionados de Blooming, equipo con el que disputaban un cotejo por el torneo Apertura.

Blooming que venció 2-0 a Wilstermann en ese partido, no ha dado a conocer su versión sobre lo ocurrido.

“Queremos que se castigue para que no ocurra más. La discriminación es un tema recurrente y debemos frenarla. Hay que buscar un precedente y vamos a ser contundentes”, dijo el presidente de Wilstermann, Grover Vargas, el martes a medios locales. Vargas también anunció que harán una denuncia formal ante el Tribunal de Justicia Deportiva.


Clubes como The Strongest y Aurora también rechazaron las muestras racistas y pidieron que se las sancione.

En su cuenta de Twitter, el presidente Morales se solidarizó con Serginho y señaló que “el fútbol es un deporte que une a los pueblos, no debemos permitir que se manche con estos actos discriminadores”.

En tanto, David Paniagua, secretario general de Futbolistas Agremiados de Bolivia, exigió que la federación boliviana aplique las normas como lo manda la FIFA.

Leoncio Gutiérrez, director nacional del Comité de Lucha Contra el Racismo, elevó una protesta a la federación y exigió que se sancione lo antes posible estas muestras de racismo.

Serginho también se quejó el año pasado de haber sido blanco de insultos racistas. Igualmente, otros jugadores reclamaron las muestras racistas pero en Bolivia no hay ninguna sanción contra esos actos.