Protesta. Miembros de Alternativa para Alemania, partido político de extrema derecha y la principal oposición en el parlamento, cuestionan las políticas anti COVID-19. | Foto: The New York Times
Esta posición en la geometría política va ganando espacios en el país, volviéndose una fuerza perturbadora
El extremismo de extrema derecha actual en Alemania no puede entenderse sin la reunificación”
Matthias Quent, experto en extremismo de extrema derecha

KATRIN BENNHOLD 

BERLÍN, ALE.- Lo llamaban el “Führer de Berlín”.

Ingo Hasselbach había sido un neonazi clandestino en el Berlín Oriental comunista, pero la caída del Muro de Berlín lo sacó de las sombras. Entró en contacto con los extremistas occidentales en la ciudad unificada, organizó talleres de extrema derecha, libró batallas callejeras con los izquierdistas y celebró el cumpleaños de Hitler. Soñaba con una fiesta de extrema derecha en el parlamento de la Alemania reunificada.

Actualmente, el partido de extrema derecha Alternativa para Alemania (AfD, por su sigla en alemán) es la principal oposición en el parlamento. Sus líderes marchan codo a codo con los extremistas de extrema derecha en las manifestaciones callejeras, y su base de poder es el antiguo Este comunista.

“La reunificación fue un gran impulso para la extrema derecha”, dijo Hasselbach, que dejó el entorno neonazi hace años y ahora ayuda a otros a hacer lo mismo. “Los neonazis fueron los primeros en ser reunificados. Pusimos los cimientos de un partido como la AfD. Hay cosas que solíamos decir que ahora se han convertido en la corriente principal”.

Al celebrar el sábado el aniversario número 30 de la reunificación, Alemania puede festejar con justa razón ser una potencia económica y una próspera democracia liberal. Sin embargo, la reunificación tiene otro legado, que rara vez se menciona, de unificar, dar poder y sacar a la luz un movimiento de extrema derecha que se ha convertido en una fuerza política perturbadora y una amenaza terrorista, sobre todo dentro de instituciones estatales clave como el ejército y la policía.

“El extremismo de extrema derecha actual en Alemania no puede entenderse sin la reunificación”, dijo Matthias Quent, experto en extremismo de extrema derecha y director de un instituto que estudia la democracia y la sociedad civil en el estado oriental de Turingia. “Liberó a los neonazis del este de su existencia clandestina, y dio a la extrema derecha del oeste acceso a un conjunto de nuevos reclutas y a franjas enteras de territorio donde es posible moverse sin demasiada vigilancia”.

Durante años, los funcionarios alemanes confiaron en que un partido de extrema derecha no podría ser elegido nunca más en el parlamento y descartaron la idea de redes terroristas de extrema derecha. No obstante, ahora algunos temen que las estructuras de extrema derecha establecidas en los años posteriores a la reunificación hayan sentado las bases para un resurgimiento que ha estallado en los últimos quince meses.

Los terroristas de extrema derecha mataron a un político regional en su porche cerca de la ciudad central de Kassel, atacaron una sinagoga en la ciudad oriental de Halle y mataron a tiros a nueve personas de origen inmigrante en la ciudad occidental de Hanau.

Este verano el gobierno tomó la drástica medida de disolver toda una compañía militar de las fuerzas especiales después de que se encontraron explosivos, una ametralladora y parafernalia de las SS en la propiedad de un sargento mayor en el estado oriental de Sajonia. Un número desproporcionado —cerca de la mitad— de los sospechosos de extremismo de extrema derecha dentro de esa unidad, el KSK, eran del antiguo Este, dijo su comandante.

El nacionalismo y la xenofobia están más arraigados en el otrora Este, donde la historia asesina de la Segunda Guerra Mundial nunca se confrontó de manera tan profunda a nivel social como en el llamado Oeste. El porcentaje de votos de la AfD es el doble en los estados del Este, donde el número de crímenes de odio de la extrema derecha es mayor que en los occidentales.

Oficialmente, no había nazis en la antigua Alemania Oriental. El régimen se definió en la tradición de los comunistas que habían resistido al fascismo, dando lugar a una doctrina estatal de remembranza que lo exculpaba efectivamente de las atrocidades de la guerra. Las turbas de la extrema derecha que golpeaban a los trabajadores extranjeros de Estados socialistas como Cuba o Angola eran clasificadas como “alborotadores” provocados por la propaganda occidental.

Sin embargo, un potente movimiento neonazi estaba creciendo en la clandestinidad. En 1987, Bernd Wagner, un joven oficial de policía de Berlín Oriental, calculó que había 15 mil neonazis violentos “de cosecha propia”, de los cuales mil eran reincidentes. Su informe fue enlatado sin dilación.

Dos años después, cuando decenas de miles de personas salieron a las calles para unirse a manifestaciones anticomunistas que acabaron por derribar el régimen, los activistas a favor de la democracia no fueron los únicos que marcharon.

“Los cabezas rapadas también marcharon”, recordó Wagner.

El grito de guerra de esas protestas anticomunistas —“Nosotros somos el pueblo”— se convirtió más tarde en el grito de guerra de la extrema derecha en las marchas antimusulmanas de Pegida durante la crisis de refugiados de 2015, en los disturbios de la extrema derecha en Chemnitz en 2018, y de nuevo en las actuales manifestaciones contra los protocolos de la crisis del coronavirus.

Neonazis. Ino Hasselbach es integrante de esta corriente, que ha tomado fuerza en los últimos años en algunos sectores de Alemania. | Foto: The New York Times

EL RESURGIMIENTO

Antes de la reunificación, el escenario de la extrema derecha en Alemania Occidental era pequeño y envejecido, pero ahora los neonazis occidentales acudieron al este con el fin de ofrecer “ayuda para la reconstrucción” e inesperadamente encontraron un refugio. Detrás del muro, el Este se había congelado en el tiempo, era un país blanco en gran parte homogéneo donde el nacionalismo tenía permitido vivir.

“Los líderes del entorno occidental pensaban que estaban en el paraíso”, recordó Hasselbach.

Desde entonces, el Este se ha convertido en el hogar preferido de varios extremistas occidentales prominentes. Götz Kubitschek, un destacado intelectual de extrema derecha de Suabia que quiere preservar la “identidad etnocultural” de Alemania, compró una casona rural en el Este, que a la vez es sede de su editorial e instituto de investigación de extrema derecha.

Lo mismo hicieron Björn Höcke y Andreas Kalbitz, dos occidentales que se convirtieron en los líderes de las facciones más radicales de la AfD en lo que entonces era Alemania del Este.

Los primeros años después de la reunificación fueron tan tumultuosos que los servicios de seguridad no lograron controlar este movimiento extremista fusionado.

“En los estados del este no había una estructura consolidada para un servicio de inteligencia nacional”, dijo Thomas Haldenwang, presidente de la oficina de inteligencia nacional, en una entrevista. “Las agencias en los nuevos estados tuvieron que ser construidas de la nada”.

A principios de la década de 1990, una ola de violencia racista arrasó en Alemania, gran parte de ella en el Este. Los extranjeros eran perseguidos, golpeados y a veces asesinados. Los asilos eran bombardeados. Los autobuses de inmigrantes fueron atacados. A veces los espectadores de Alemania Oriental miraban, aplaudían o se unían a ellos.

“Se podía ver que algo estaba cambiando y no solo en la periferia”, dijo Volkhard Knigge, un historiador. “De lo contrario, la AfD no sería tan fuerte hoy en día”.

A principios de la década de 1990, Knigge se trasladó al este para dirigir el monumento en el antiguo campo de concentración de Buchenwald. Se sorprendió por la abundancia de recuerdos nazis como “Mein Kampf” de Hitler en venta en los mercados de pulgas y por la multitud de jóvenes neonazis enojados que se reunían en la histórica plaza del teatro y gritaban consignas xenófobas.

“Pensábamos que la democracia había ganado”, dijo Knigge. “Occidente pensó que este era el fin de la historia. Pero, para los nacionalistas, esto era una revisión de la historia”.

Prisión. En esta cárcel de Berlín, llamada Hohenschönhausen, estuvieron detenidos algunos que han sido considerados como presos políticos. | Foto: The New York Times

LA UNIÓN DE LOS NACIONALISTAS

La reunificación unió dos cepas de nacionalismo, dijo Anetta Kahane, una activista judía antirracista: conservadurismo nacionalista de estilo occidental y una variedad social-revolucionaria oriental más radical. Por sí solos, ninguno de los dos había sido lo suficientemente poderoso como para impulsar un movimiento político.

“El matrimonio de ambos hizo posible la AfD”, dijo Kahane, quien dirige la Fundación Amadeo-Antonio, llamada así en honor a un negro angoleño que fue golpeado hasta la muerte con un bate de béisbol por los neonazis menos de dos meses después de la reunificación.

Para la mayoría de los alemanes, el nuevo siglo se definió por el progreso. La canciller Angela Merkel, originaria de la parte oriental, ha personificado los valores liberales occidentales. Cuando el país fue anfitrión de la Copa Mundial de Fútbol en 2006, se exhibió una Alemania multicultural y segura de sí misma, en lo que muchos en ese momento llamaron “un cuento de hadas de verano”.

“Quería creer que eso es lo que somos como país, y lo creí”, dijo Tanjev Schultz, autor y profesor de Periodismo. “Pero no era cierto”.

Ese verano, Clandestinidad Nacionalsocialista, un grupo terrorista de extrema derecha que había salido de las redes extremistas formadas en Alemania del Este, se vio envuelto en una ola de asesinatos de inmigrantes que la policía no descubriría sino hasta el 2011.

Fue la violencia mortal de principios de la década de 1990 lo que hizo que Hasselbach dejara el entorno neonazi en 1992. En un ataque incendiario en la casa de una familia turca murieron dos niñas y su abuela. Pasó años en la clandestinidad para escapar de las amenazas de sus excompatriotas de extrema derecha. Luego, con Wagner, el expolicía del Este, cofundó Exit Alemania, una organización que ayuda a los extremistas a salir de sus redes.

El posicionamiento de la AfD ha tenido altibajos en los últimos años. Las encuestas muestran que el apoyo de los votantes ha disminuido a casi el diez por ciento durante la pandemia. Pero los miembros marginales se están radicalizando, según los funcionarios de inteligencia.

“Los occidentales no tienen idea de cuán frágiles son las cosas”, dijo Wagner. “Las élites no ven el declive posdemocrático. Los orientales ya han visto colapsar un sistema antes”.

Ataca el terrorismo de la derecha

En los últimos 15 meses, las autoridades han detectado estos episodios de violencia, orquestados por grupos extremistas:

- Walter Lübcke, integrante de la de la Unión Demócrata Cristiana (CDU) y quien se ha caracterizado por la defensa de los migrantes, fue asesinado en su casa en Kassel. Días después fue detenido su asesino, quien confesó ser un extremista de derecha. 

- En octubre de 2019, una sinagoga fue atacada en la ciudad de Halle. Stephan B –como fue identificado por las autoridades- intentó cometer un asesinato masivo en pleno día de la celebración judía de Yom Kipur.

- En febrero de este año, al menos nueve personas murieron en tiroteos cometidos en la ciudad de Hanau. Los ataques fueron en bares frecuentados por la comunidad kurda.  

The New York Times

The New York Times es un periódico publicado en la ciudad de Nueva York y cuyo editor es Arthur Gregg Sulzberger, que se distribuye en los Estados Unidos y muchos otros países. Desde su primer Premio Pulitzer, en 1851, hasta 2018, el periódico lo ha ganado 125 veces.​