Un grupo de jovencitas acudió al acceso del Colegio Nicolás Bravo, donde se manifestaron a supuestos actos de acoso, machismo y misoginia principalmente por docentes de preparatoria de la institución. | Foto: Omar Saucedo
El 90% de las acusaciones de alumnas y exalumnas son contra docentes y administrativos; alumnos, también señalados

Saltillo, Coahuila.- Más de 85 denuncias de alumnas y ex alumnas sobre violencia de género y sexual vivida en el Colegio Nicolás Bravo, fueron registradas en una semana el 90 por ciento de los agresores son profesores.

Tras unirse al movimiento 8M y “el nueve nadie se mueve” sin que sus denuncias fueran escuchadas por los directivos de la institución, alumnas y ex estudiantes de secundaria y bachillerato decidieron manifestarse en la puerta del plantel para relatar acusaciones, exigir justicia y evidenciar el nombre de sus agresores. 

Las estudiantes señalaron que entre las agresiones se encuentran tocamientos por debajo de su falda y roces en sus pechos o vi ruda disfrazados de accidentes.

Pero también comentarios misóginos y marchistas sobre su manera de ser o pensar, incluso acerca de la carrera que planeaban estudian diciéndoles que “esa carrera era de hombres y no tendría tiempo de atender a sus hijos y esposo”, aseguraron las manifestantes.

Quienes colocaron frases como “cuidan más la imagen de la escuela que a sus alumnas” y “por las que estuvieron y por las que vienen” para tapizar el portón del colegio. 

Sin importar que los padres de familia confíen en el pago de una colegiatura para mantener a sus hijas seguras y con una educación integral, docentes de educación física, artística y cálculo, entre otros fueron acusados de violentar al alumnado femenino. 

“Sabemos qué hay alumnas que callan por miedo a represalias o que no se dan cuenta de que están siendo acosadas, incluso las madres nos dicen que son las alumnas quienes provocan a los hombres”, manifestó Mariely en representación de las protestantes.

Algunos padres de familia acompañaron a sus hijas para unirse a la manifestación cómo Carlos N quién aseguró que aunque sabe qué hay represalias hacia las alumnas que levantan la voz, él continuará apoyando a su hija.

“Yo creo que cualquier padre debería creerle a su hija y a cuál quiera que denuncie alguna agresión, pues ninguna estaría mintiendo”, comentó el padre de familia. 

Hasta el momento el Colegio Nicolás Bravo no ha dado a conocer ninguna postura ni respondido al llamado de Vanguardia MX.