El presidente Donald Trump ordenó la publicación de los dos mil 800 expedientes. AP
Según cables desclasificados, entre 1962 y 1964, en México se montó una base de operaciones anticomunistas con prominentes actores latinoamericanos de la izquierda

WASHINGTON.- El asesinato del expresidente de Estados Unidos, John F. Kenndy, no sólo movilizó a las principales agencias de seguridad estadounidenses hacia México. 

Según cables desclasificados, entre 1962 y 1964, en México se montó una base de operaciones anticomunistas con prominentes actores latinoamericanos de la izquierda.

El expediente dado a conocer la tarde del jueves por la administración de Donald Trump, confirma la dupla que conformó Viola June Cobb, quien fungía agregada de la embajada cubana en México, así como del intelectual Luis Carlos Pellecer, quien años más tarde se convertiría embajador de Guatemala en nuestro país. 

También, el trabajo del guerrillero Gilberto Alvarado, con la Sección Anticomunista nicaragüense.

Un cable de la CIA fechado el 6 de mayo de 1964, pocos meses después del magnicidio en Dallas, Texas, y dirigido a de la base de espionaje en México, lo confirma.

LOS MOTIVOS

Las acciones de estos personajes, enfocados al establecimiento de contacto con importantes figuras de la intelectualidad mexicana, entre ellos, el círculo cercano a la escritora Elena Garro, y el reclutamiento de desertores de la guerrilla guatemalteca y nicaragüense, advierte el doble papel que jugó el Gobierno mexicano en el contexto de la guerra fría.

Por una parte, el Gobierno encabezado por Adolfo López Mateos, se negó a cerrar las relaciones diplomáticas con la revolución cubana, y por la otra, permitió que bases de la CIA espiaran a jóvenes simpatizantes del régimen de Castro y el mundo socialista.

Las pistas que condujeron a Lee Harvey Oswald, confirman que previo a las labores de inteligencia en EU, en México, la CIA y el FBI, llevaban varios años infiltrando varios sectores de la izquierda radical latinoamericana.

ENTÉRESE
>  En los archivos secretos de Kennedy había referencias sobre una base de operaciones anticomunistas en México.
>  Así como el doble papel que jugó el Gobierno mexicano.El presidente Donald Trump postergó la publicación de algunos de los archivos por  seguridad.