ESPECIAL
Como resultado de las precipitaciones de la tormenta tropical “Hanna”, la estructura de unos 12 metros de alto y unas 10 toneladas de peso, salió a la luz

Monterrey, Nuevo León.-A 10 años de que fue arrastrada por la corriente del río Santa Catarina, debido a la furia del Huracán “Alex”,  la Virgen que fue colocada para la segunda visita del Papa Juan Pablo II a Monterrey, salió a flote.

Como resultado de las precipitaciones de la tormenta tropical “Hanna”, la estructura de unos 12 metros de alto y unas 10 toneladas de peso, salió a la luz a unos 200 metros del sitio en donde se encontraba originalmente.

La corriente que se formó  en el cuerpo de agua, el fin de semana,  dejó al descubierto a la Virgen y casi al ras del lecho del Río Santa Catarina.

La obra fue diseñada para la segunda ocasión en que el Papa Peregrino ofició una misa en esta ciudad, el 10 de mayo de 1990.

Juan Pablo II estuvo en Monterrey en dos ocasiones ambas en el Lecho del mencionado Río. La primera visita ocurrió en enero de 1979 y esa vez se dirigió a los feligreses desde el Puente San Luisito, que conecta la populosa colonia Independencia con el centro de la capital.

Luego de que “Alex” arrancó de su base la imagen, se organizó su búsqueda y se localizó enterrada a varios metros por lo que se decidió instalar una réplica por lo costoso de su rescate.

Sin embargo, ahora 10 años después del devastador Huracán, las precipitaciones de “Hanna” revelaron a la Virgen.

Aracely Chantaka

Columna: Merodeando