El futbolista brasileño se encuentra en problemas con la ley.
El incidente ocurrió en una discoteca de Milan en el 2013

El futbolista brasileño, Robinho, fue condenado a nueve años de prisión luego de participar en una violación en grupo a una joven en una discoteca de Milan en el 2013. 

Robinho jugaba en el Milan en esa temporada y participó junto a un amigo, Ricardo Falco, en la violación de una chica albanesa que estaba celebrando su cumpleaños. 

"Esta sentencia es un ejemplo para la tutela de las mujeres y demuestra que el sistema funciona, cuando hace falta", comentó el abogado de la chica, Jacopo Gnocchi.

El Santos de Brasil anunció a principios de octubre la contratación del brasileño sin embargo lo suspendieron por las presiones que recibió.

En un comunicado publicado por el Santos, se explicó que la operación fue suspendida para que el jugador pudiera "concentrarse exclusivamente en su defensa en el proceso que transcurre en Italia".

Robinho desmintió las acusaciones en 2014, pero en posteriores declaraciones afirmó que solamente mantuvo sexo oral de manera consentida.