Confidencial. Los robapipas obtienen las mismas cantidades, afirman. EL UNIVERSAL
Lo mismo ocurrió con la entrada de combustibles de importación vía férrea, lo que no sólo abrió el apetito de los delincuentes que ahora también roban gasolina y diesel a trenes que llegan del mercado estadounidense

CDMX.- En 2020, el robo a carrotanques ejecutado a concesionarios y asignatarios del Sistema Ferroviario Mexicano, así como de autotanques (pipas) de Petróleos Mexicanos (Pemex), creció a tal escala que ya iguala al hurto de combustibles con tomas clandestinas en ductos petroleros.

Información de Pemex clasificada como “confidencial” advierte  que  los robapipas no sólo compiten con los huachicoleros, sino que en términos del volumen robado obtienen las mismas cantidades o volúmenes, sobre todo gasolinas y diesel.

Información correspondiente al periodo enero-noviembre  de 2020 muestra que los delincuentes dedicados a detener mediante el uso de fuerza excesiva los autotanques de Pemex  para sustraerles el producto o apropiarse de las unidades, considerados como otra forma de huachicoleo, intensificaron su actividad.

Lo mismo ocurrió con la entrada de combustibles de importación vía férrea,  lo que no sólo abrió el apetito de los delincuentes que ahora también roban gasolina y diesel a trenes que llegan del mercado estadounidense, sino que también abrió un nuevo nicho al huachicoleo de combustibles a partir de este año.

Entre ambos tipos de hurto, de acuerdo con registros oficiales, se robaron casi  707 mil 266 litros de gasolinas y diesel en el periodo enero-noviembre.

De acuerdo con información del Sistema Institucional de Control de Asuntos Jurídicos de la Dirección Jurídica de Pemex, entre el 1 de enero y el 30 de noviembre de este año, estos delincuentes sustrajeron 254 mil 780 litros de combustible deteniendo la marcha de siete trenes, y al mismo tiempo detuvieron 39 pipas.