Foto: Internet
El pianista, que se presenta en la ciudad como parte del Festival Internacional de las Artes Julio Torri, interpretará mañana a las 20:00 hrs, en el Teatro de la Ciudad, el Concierto Rhapsody in Blue de G. Gershwin, acompañado de la Orquesta Filarmónica del Desierto

Jorge Viladoms, es originario de Durango y se define como fatalista, aunque quienes lo han entrevistado cuentan que sonríe todo el tiempo. Se inició en la música a los 15 años, tras la muerte de su padre y en una entrevista con la revista Quién contó:

 

"Gracias a la música bastante rápido me di cuenta de la suerte de haber tenido a un papá así, y no de que lo perdí, cambió el chip, y seguí adelante; la música a mí de una cierta manera me cambió de camino, me hizo ser quien soy, y me sacó del hoyo en el que estaba cuando murió mi papá, la música hace milagros en el desarrollo de un niño".

 

Viladoms admite que no fue hasta los 18 cuando se dio cuenta que se quería dedicar a la música. En 2008 obtuvo un master de Pedagogía Musical y en 2011, además de un Master of Arts in Performance en la Hochschule der Künste en Zurich, fue nombrado profesor titular de piano en el Conservatorio de Lausanne (el profesor más joven en conseguir ese puesto), en Suiza.

 

Para aquel momento de su vida ya había ganado diversos reconocimientos, incluso en el 2012 ofreció un concierto en la sede de la ONU en Ginebra con motivo de la celebración de la Independencia de México.

 

Si de algo está seguro el pianista mexicano es de que la música puede cambiar vidas. "La música llega al corazón de todos. Lo mismo al de una persona de 94 años que al de un niño de nueve que vive en un basurero en las afueras de Nairobi. La música también toca el corazón de una madre de familia mexicana y el de un crítico de arte que lleva décadas escuchando música clásica", declaró para Forbes en una ocasión.

 

Aunque se dedica a la docencia en Suiza, cuando ha vuelto a México, al ver la pobreza no es indiferente sino que creó la Fundación Creciendo con la Música, organización que preside y cuyo objetivo es enseñar música a niños de escasos recursos. 

Además Viladoms es un convencido de la importancia de la promoción de la música clásica desde la niñez. Sin duda el concierto de mañana es una cita que los saltillenses no debemos perdernos, una cita con la música a la que hay que asistir.