Foto: Especial
La iniciativa tiene un doble objetivo: conseguir una familia y un hogar para los animales y concienciar a la población de lo que está pasando

Brasil.- Un sacerdote lleva a la iglesia a los perros que encuentra abandonados. Los animales van a las misas de los domingos para que los vean los fieles y puedan ser adoptados.

Se trata de Joao Paulo Araujo que ya se ha hecho famoso en todo en el mundo por esta iniciativa. Recoge a todos los perros que encuentra abandonados en las calles de Gravatá (Brasil) y los lleva a misa. El cura, muy activo en las redes sociales, también publica fotografías de los perros que encuentra.

Foto: Especial

La iniciativa tiene un doble objetivo: conseguir una familia y un hogar para los animales y concienciar a la población de lo que está pasando. Mientras no son adoptados por nadie, los perros viven con él y en la iglesia. También se dedica a curar a los perros que encuentra malheridos o enfermos.

Foto: Especial

"Es la casa de Dios y los perros son de Dios"

En alguna ocasión, los perros suben al altar en la parroquia de Santa Ana Gravatá. Decenas de animales ya han sido acogidos por algunos de los fieles que van a misa cada semana. La historia de este cura ya se ha hecho viral. El padre Joao Paulo Araujo está encantado de poder ayudar a estos animales.

"Siempre podrán entrar, dormir, comer, beber agua y encontrar refugio y protección en la casa de Dios. Esta es la casa de Dios y ellos son de Dios". Asimismo lo explica el padre Joao en su cuenta de Facebook y algunas organizaciones animalistas lo aplauden.

El cura dice que los perros tienen todo el derecho a participar de las misas. El padre Joao ya tiene miles de seguidores en las redes sociales y ha conseguido reducir considerablemente el número de perros abandonados en las calles de Gravatá. 

El sacerdote también ha adoptado a unos cuantos perros que viven con él en su casa.

Foto: Especial