Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, junto a Ricardo Salinas Pliego, presidente de Grupo Salinas | Foto: Cuartoscuro
Al comprar Fertinal, Petróleos Mexicanos también pagó las deudas de la compañía, que en ese entonces ascendían a 400 millones de dólares y cuyo mayor acreedor era el Banco Azteca, de Ricardo Salinas, uno de los empresarios cercanos al Presidente Andrés Manuel López Obrador

Ciudad de México.– Petróleos Mexicanos (Pemex) no sólo compró la planta de fertilizantes Fertinal a un sobrecosto, también pagó las deudas de la empresa que ascendían a 400 millones de dólares y cuya mayor parte se adeudaba al Banco Azteca.

De acuerdo con información de Bloomberg, se trata de un acuerdo que Pemex realizó durante el gobierno anterior en 2016 para adquirir Grupo Fertinal, dueño de una planta de fertilizantes.

“El mes pasado, en medio de investigaciones sobre la transacción, la Secretaría de la Función Pública concluyó que Pemex pagó sobreprecio por la empresa, atrasada en sus pagos a proveedores. Como parte del acuerdo, la petrolera asumió más de 400 millones de dólares de deuda de la compañía y luego la pagó rápidamente”, dice la nota firmada por Nacha Cattan y Amy Stillman.

La mayor parte de la deuda de Fertinal era con el Banco Azteca de Ricardo Salinas Pliego, que comenzó a ofrecer créditos a Fertinal en 2008.

Bloomberg afirma que uno de los dos acuerdos que asumió la petrolera al comprar Fertinal ayudó al banco de Salinas Pliego, empresario cercano al Presidente Andrés Manuel López Obrador.

Salinas,  quien posee una fortuna de 12 mil 900 millones de dólares, según el índice de multimillonarios de Bloomberg, negó estar involucrado en cualquier acto ilícito relacionado con Fertinal, al que Banco Azteca comenzó a otorgar préstamos en 2008. No obstante, afirma Bloomberg, “los beneficios que recibió por la compra generan interrogantes sobre su relación con López Obrador y la forma en que esa cercanía influya en las medidas del presidente para erradicar la corrupción”.

El medio destacada que Salinas no ha sido acusado por el caso de Fertinal, pero hace una década sí lo fue, por un acuerdo que también implicó el pago repentino de deudas. En ese caso, el empresario compró la deuda de una de sus propias compañías con un gran descuento sabiendo, según reguladores estadounidenses, que la compañía estaba a punto de recibir una gran inyección de efectivo.

Después de la transacción la compañía, un operador de telefonía móvil llamado Unefon, pagó la deuda en su totalidad, lo que le permitió a Salinas obtener una ganancia de 109 millones de dólares, señalaron funcionarios de la Comisión de Bolsa y Valores de EU, quienes lo demandaron por fraude financiero en 2005.

Aceptó pagar una multa, sin admitir o negar las acusaciones, y luego procedió a eliminar las empresas que controla de los mercados bursátiles estadounidenses, refiere Bloomberg.

Bloomberg destaca la relación de Ricardo Salinas con al actual gobierno: “Es miembro del Consejo Asesor Empresarial del Presidente y el hombre que dirigió la fundación de Salinas durante más de 15 años es ahora Secretario de Educación Pública, Esteban Moctezuma Barragán”.

Además, añade, “desde que López Obrador asumió la Presidencia en diciembre, Banco Azteca obtuvo sin licitación un contrato para encargarse de la distribución de millones de tarjetas de débito para programas sociales del Gobierno federal”.

El 16 de diciembre de 2015, cuando Pemex adquirió Fertinal, “ésta presentaba pérdidas en su flujo mensual por 12 millones de dólares”, de modo que la empresa “técnicamente estaba en quiebra”, “con capital de trabajo negativo”, “dificultad para implementar sinergias” y con una “producción decreciente”, se lee en el el “Libro Blanco 2015-2018” de Pemex Fertilizantes.

Con la compra de Fertinal, Pemex adquirió un complejo (en Lázaro Cárdenas, Michoacán) y una mina (en San Juan de la Costa, Baja California Sur) que revitalizarían la producción de petroquímicos, con un potencial adicional productivo anual de 1.4 millones de toneladas de fertilizantes.

Para ello, Pemex pagó más de 2.9 mil millones de pesos (constantes) correspondientes al valor real de la compañía, además de 5.9 mil millones adicionales para cubrir los adeudos que tenía Fertinal. A ello fueron sumados –a lo largo de los años– más de 4.4 mil millones para levantarla, 1.7 mil millones en capital de trabajo, 2.7 mil millones por pérdidas contables y 495 millones para el pago de intereses.

Esto quiere decir que Fertinal fue adquirida con un sobre costo real de 313 por ciento, aunque la inversión total (a 2018) fue 5.2 veces mayor al valor máximo establecido en 2015, para su adquisición.

Por este caso, Emilio Lozoya Austin -director de Pemex del 2012 y 2016- está siendo investigado por corrupción. Actualmente se encuentra prófugo y con una orden de arresto desde el pasado 25 de mayo por presuntas operaciones con recursos de procedencias ilícitas.

El extitular de Pemex está además relacionado con el escándalo Odebrecht por supuestamente haber recibido 10 millones de dólares en México, además de que se le señala por haber mediado para que la empresa española OHL ganara contratos eléctricos por 477 millones de dólares.