La libertad de la mujer nunca ha sido libertinaje: Dolores Castro Varela / Foto: La Jornada
Rosa Espinoza ganó en la categoría de narrativa, mientras que Carmen del Rosario Ávila Jaques se llevó los premios de Poesía y Ensayo

Como parte de las actividades del Festival de la Ciudad, este domingo 22 de octubre el Instituto Municipal Aguascalentense para la Cultura (IMAC) llevó a cabo la entrega del Premio Dolores Castro en el Teatro Aguascalientes, mientras que la ganadora de narrativa que se había anunciado cambió, una sola ganadora se llevó los premios de poesía y ensayo.

A las 18:30 horas, media hora después de la cita, la premiación comenzó con la entrada del presídium que se compuso de Alejandro Vázquez Zúñiga, director del IMAC, Netzahualcóyotl Ventura Anaya, presidente de la Comisión de Cultura en el Cabildo, Jennifer Parra Salas, presidente de la Comisión de Equidad de Género en el Cabildo, entre otras, siendo la invitada especial la propia Dolores Castro Varela.

Rocío Castro Fernández, jefa del Departamento de Fomento a la Lectura, fungió como la maestra de ceremonia y dio a conocer a las ganadoras del Dolores Castro en sus tres categorías: Rosa Espinoza, de Mexicali, Baja California, ganó en narrativa con Postales de Inglewood, mientras que Carmen del Rosario Ávila Jaques de Saltillo, Coahuila, se llevó tanto poesía como ensayo con El virus de Munch y Ciudades visibles respectivamente.

Resultó sorpresivo, explicó Castro Fernández, que Ávila Jaques se haya llevado dos categorías, lo cual no responde a algún acto premeditado, pues los jueces no saben quién ha escrito el trabajo durante la revisión.

En lugar de que esta situación resulte en una pérdida de la confianza en el premio, agregó la jefa de departamento, demuestra que se respeta el principio de valorar la calidad de los trabajos que se reciben, además de que reconoce el talento de los concursantes en caso de que tengan más de uno; Ávila Jaques ya había recibido una mención honorífica en una edición anterior del Dolores Castro.

Otra situación notoria en la premiación, fue que Espinoza haya resultado ganadora, toda vez que el 11 de agosto, cuando se anunciaron a las ganadoras, ella había tenido una mención honorífica y Elpidia García Delgado, de Ciudad Juárez, Chihuahua, había obtenido el premio. Lo anterior, explicó personal de comunicación del IMAC, se debió a que se detectó que la obra de García Delgado, Huesos al sol, ya había sido publicada, con lo cual se violó uno de los requisitos de la convocatoria y se optó por premiar la obra de Espinoza.

Tras la premiación, el director del IMAC dio un discurso en el que insistió que el doble premio que recibió la nativa de Saltillo, reconoce sus dobles talentos y esfuerzos, además de que es válido dentro de los principios de la convocatoria el poder concursar en dos categorías diferentes.

Castro Varela fue la última en dar un mensaje tras Ventura Anaya; en su discurso, conciso y corto, la poetisa a la que se le rinde homenaje con el premio expresó que las mujeres contemporáneas tienen una gran responsabilidad por escribir sobre los que ven, imaginan y lo que pueden creer.

La poetisa comentó: “La libertad de la mujer, nunca ha sido libertinaje, la libertad de la mujer sirve precisamente para tender una ayuda, mucho más alta, en la vida de todos. Creo que escribir a mí me ha dado una gran felicidad, que a pesar de que no oigo bien, de que no me puedo levantar para agradecerles, esta última etapa de la vida la vivo con intensidad, porque sé que la vida es un don inapreciable”.