Andrés Manuel López Obrador, Presidente de México / Foto: Especial
Hasta en tanto el gobierno federal demuestre que cuenta con todas las autorizaciones en materia ambiental, un Tribunal ordenó detener la construcción del aeropuerto en Santa Lucía

Luego de que un tribunal colegiado de circuito en el Estado de México ordenó detener la construcción del Aeropuerto Internacional de Santa Lucía (AISL) hasta en tanto el gobierno federal demuestre que cuenta con todas las autorizaciones en materia ambiental, el presidente Andrés Manuel López Obrador prometió que se respetará el fallo judicial.

En Palacio Nacional, el mandatario federal dijo que todavía no comienzan las obras, pero aun así, su gobierno respetará la decisión judicial. “No hay obras todavía. De todas maneras, vamos a respetar la decisión del juez, pero todavía estamos esperando que se emita el dictamen sobre impacto ambiental”, refirió.

Indicó que en julio se presentará el estudio de impacto ambiental que requirió la autoridad judicial. “Parece que es en julio que se quiere entregar, fines de junio, principio de julio, de acuerdo a lo que se tiene de información. Ya hay maquinaria esperando, nada más que den el estudio de impacto ambiental”, sostuvo.

Argumentó que el proyecto de Santa Lucía molesta mucho a quienes llamó “corruptos” y expresó que a quienes promovían el aeropuerto en Texcoco no les importaba que fuera construido en un lago, ni tampoco que fueran afectados los patos y otras aves. Afirmó que por eso “andan desesperados” y haciendo campañas en contra de Santa Lucía.

“Esta obra de Santa Lucía les molesta mucho a los corruptos, tanto a los que tenían el negocio o ya lo tenían amarrado. Tres meses o cuatro meses antes de la elección solicitaron un crédito para el aeropuerto con la idea de que ya no se pudiese dar marcha atrás, amarraron completamente el negocio, pensaron que no se iba a desatar (cancelar). Y no les importaba que se iba a hacer el aeropuerto en la zona más baja del valle de México, donde se hunde medio metro por año.

“Imagínense hacer un aeropuerto en un lago, en la zona más baja del valle de México. Pues, están todavía molestos porque la gente dijo no al negocio, a la transa. Querían convertir el actual aeropuerto en un Santa Fe. Y no les importó quitarle el agua al Lago Nabor Carrillo, y no les importaron las aves, ni los patos”, aseguró. López Obrador mencionó que el secretario de la Defensa Nacional, Luis Crescencio Sandoval, le reveló que se están utilizando drones para observar el terreno de Santa Lucía cuando comiencen las obras.

“Me decía el general Luis Cresencio que es algo increíble, que están utilizando drones para grabar toda la base aérea de Santa Lucía, para tener fotografías, pruebas, de que se está trabajando y poder detener la supuesta obra. Están muy desesperados”.

El amparo judicial para detener el proyecto de Santa Lucía se concedió al colectivo #NoMásDerroches, conformado por varias organizaciones de la sociedad civil, despachos de abogados y un centenar de ciudadanos que son usuarios del aeropuerto, pilotos aviadores y pobladores de Texcoco y Santa Lucía.

La definitividad de la medida otorgada se resolverá en una audiencia que podría tener lugar el próximo jueves en un juzgado de distrito.