Bastian Schweinsteiger, capitán de Alemania los últimos dos años. Foto: AP
Schweinsteiger anunció su retiro del fútbol internacional el 29 de julio, menos de un mes después de disputar su último partido con la selección en las semifinales de la Eurocopa de Francia.
Con el título del Mundial de fútbol de 2014 logramos algo histórico y también emocional que no volveré a repetir en mi carrera"...
Bastian Schweinsteiger

Bastian Schweinsteiger, capitán de Alemania los últimos dos años y uno de los grandes referentes en la última década del actual campeón del mundo, disputará mañana ante Finlandia su último partido con la camiseta de su país.

"Será una noche especial para mí", admitió el centrocampista de 32 años, que lució los colores germanos en 120 partidos desde que debutó en un amistoso contra Hungría en 2004.

El duelo preparatorio de mañana en Mönchengladbach, previo al inicio de la clasificación al Mundial de Rusia 2018, servirá para despedir a uno de los jugadores clave en los éxitos del combinado alemán en los últimos años.

"Perdemos con 'Basti' al capitán y un pilar del equipo", lamentó el seleccionador, Joachim Löw. "Va a dejar un hueco".

Schweinsteiger anunció su retiro del fútbol internacional el 29 de julio, menos de un mes después de disputar su último partido con la selección en las semifinales de la Eurocopa de Francia, donde el equipo cayó en semifinales ante el anfitrión por 2-0.

Desde su irrupción como titular en el equipo en el Mundial de 2006, Alemania no se bajó nunca de las semifinales en los grandes torneos, además de alcanzar las finales de la Eurocopa de 2008 y del Mundial de Brasil 2014.

En el estadio Maracaná de Río de Janeiro vivió precisamente su momento de mayor gloria con la selección al alzarse con el título de campeón mundial.

"Con el título del Mundial de fútbol de 2014 logramos algo histórico y también emocional que no volveré a repetir en mi carrera", escribió Schweinsteiger al anunciar su despedida. "Por ello es correcto y sensato concluir ahora y desearle todo lo mejor al equipo para la clasificación y el Mundial de 2018".

Schweinsteiger heredó la capitanía de Philipp Lahm tras el torneo brasileño, pero las lesiones complicaron la regularidad en su rendimiento y su importancia en el equipo decreció tanto en la selección como en su club.

Actualmente, el alemán atraviesa una difícil situación en el Manchester United, donde el entrenador, José Mourinho, le ha dicho abiertamente que no cuenta con él.

Löw dijo que dará a conocer el nombre del nuevo capitán el jueves, un día después del encuentro con los finlandeses. Entre los candidatos que se barajan figuran el arquero Manuel Neuer, el zaguero Jérôme Boateng y el centrocampista Sami Khedira.

El jugador de la selección nacional de fútbol de Alemania Bastian Schweinsteiger, durante una sesión de entrenamiento en Düsseldorf, Alemania. Foto: EFE

Lukas Podolski, otro veterano en las filas germanas, también anunció su decisión de dejar el seleccionado, pero no podrá jugar mañana en el estadio del Borussia Mönchengladbach por una lesión de tobillo y será despedido con un partido en marzo de 2017.

"Ambos han dejado su sello en el equipo y han conseguido lo máximo, ser campeones del mundo", señaló Löw y opinó que el dúo había escogido "un muy buen momento" para retirarse de la selección.

Las viejas caras deberán ser reemplazadas por otras nuevas. Löw afronta el desafío de renovar el equipo que batió a Argentina en la final del Mundial de Brasil 2014 y cayó este año ante la anfitriona Francia en las semifinales de la Eurocopa.

Los juveniles Max Meyer, del Schalke, Julian Brandt, del Bayer Leverkusen, y Niklas Süle, del Hoffenheim, han sido convocados tras ganar la medalla de plata para Alemania en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro. El defensor Süle se estrenará con el equipo mayor.

"Max Meyer y Julian Brandt han jugado antes para la selección y nos gustaría conocer más a Niklas Süle", dijo Löw. "Estos tres jugadores se han ganado la convocatoria con desempeños excelentes. Creo que es una motivación e incentivo para seguir brindando buenas actuaciones".

"La puerta del seleccionado nacional está abierto. Estoy seguro de que en los próximos meses más jugadores tendrán una oportunidad".

Tras el choque con Finlandia, el once germano, ya sin los tres juveniles, luchará por la clasificación mundialista contra Noruega en Oslo por el Grupo C. Le seguirán duelos con la República Checa (8 de octubre), Irlanda del Norte (11 de octubre) y San Marino (11 de noviembre).

"Nuestro objetivo es formar un equipo que esté en condiciones de ganar el Mundial de Rusia. Tenemos un montón de jugadores experimentados en nuestra escuadra que asumen responsabilidad. Pero al mismo tiempo queremos darle la oportunidad a jugadores jóvenes", advirtió Löw.