Foto: Sandra G. Gómez
Se hizo lo que se tenía que hacer; que cada quien asuma las consecuencias de sus actos y si quiere ir a un tribunal, no pasa absolutamente nada.

Torreón, Coahuila. – La renuncia de Jesús Torres Charles al cargo en el Servicio de Administración Tributaria, era una decisión que tenía que tomarse y habla de la congruencia de un gobierno que no tolera personajes ligados a la corrupción, dijo el delegado del gobierno federal en Coahuila, Reyes Flores Hurtado.

Solamente se tomó una decisión, es un tema que no se podía dejar pasar, menos por quienes durante el sexenio en que fungió como Procurador de Justicia del Estado y después Fiscal General del Estado, fueron víctimas de la violencia e inseguridad, excusó.

Abundó que hay acusaciones claras y directas de que solapó y protegió a la delincuencia organizada y los excesos que había; se tenía que adoptar una postura congruente contra la corrupción y ese es el resultado.

Al final de cuentas la historia va colocando en su lugar y cada quien y el ciudadano tendrá que hacer su propio juicio, aunque él tiene el derecho de defenderse, pero cada que quien asuma su responsabilidad.

Propuso que si desea que tiene la autoridad moral para dar la cara en un tribunal por este tema, que lo haga.