Foto: Especial
El Jefe del Ejecutivo indicó que se otorgaron “contratos leoninos” en el sector con una concepción de negocio y a la CFE se le daba un trato como si se tratara de Iberdrola

Ciudad de México. Debido al abandono de las plantas de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y los “contratos leoninos” en el sector, el gobierno federal busca reordenar el mercado eléctrico, pero sin cancelar contratos ni prohibir la participación de privados, indicó el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Luego que momentos antes José Martín Mendoza Hernández, director de CFE Suministrador de Servicios Básicos, hizo una explicación de los costos de las tarifas para usuarios de la empresa del Estado, el mandatario expuso que “si se fortalece la CFE no vamos a tener problemas de abasto de energía porque se engañó a la gente”.

Afirmó que para entregar el mercado de la industria eléctrica a particulares se adujo que podríamos quedarnos sin energía, cuando no era cierto.

“La CFE tenía capacidad para producir toda la energía que se necesitaba”, y a pesar del abandono intencionado de las plantas de la CFE “que fueron cerradas, subutilizadas, que querían que se convirtieran en chatarra”, para destinar a mercados extranjeros, si se utilizara toda la capacidad, estaría el país casi al 100 por ciento de la producción que necesita, explicó.

El Jefe del Ejecutivo indicó que se otorgaron “contratos leoninos” en el sector con una concepción de negocio y a la CFE se le daba un trato como si se tratara de Iberdrola. Por ello, agregó, ahora se busca que esos contratos se ajusten a la realidad, que no se tenga que pagar más por la energía, o tarifa más alta a un consumidor de clase popular o clase media, que lo que pagan las grandes corporaciones.

“Estamos hablando con todos, vamos a revisar contratos, ajustarlos, y que sigan haciendo negocios pero con ganancias razonables, no con una desproporción en utilidades”.

El ordenamiento, dijo, es similar a lo que busca la administración federal en el caso de gasoductos y de reclusorios administrados por particulares.

“No se está impidiendo que los particulares participen en el mercado eléctrico, es ordenar la participación de los particulares en el mercado eléctrico y establecer reglas muy claras que nos convienen a todos”.

Incluso a las empresas les conviene, por lo que hay algunos que se están acercando, apuntó el mandatario. En cambio, otros empresarios se oponen “no por razones económicas, sino políticas, van al pleito” y buscan tribunales internacionales.

Los que buscan llegar a acuerdos son “los verdaderos empresarios” y no “los traficantes de influenza, corruptos”.

Al ser cuestionado durante su conferencia de prensa matutina si el gobierno apuesta por energías limpias, López Obrador aseguró que sí es parte de la estrategia en la materia, y además que se le impidió en sexenios anteriores al otorgar todas concesiones a particulares, lamentó que no se considera energía eléctrica las plantas hidroeléctricas.

Tras cuestionarle que hay quienes atribuyen contaminación en la región en zonas con plantas hidroeléctricas, dijo: “Eso son cuentos. Es lo más limpio y lo más barato”.

A la vez, reiteró: “No estamos cancelando contratos, lo qué pasa es qué hay mucha voracidad, no tienen llenadera”.

En el caso del petróleo, su gobierno busca que no haya especulación ni contrabando en la comercialización de las gasolinas. “es lo único que estamos regulando de la llamada reforma energética. Se mantienen los contratos, llenos de falsedades que se iban a producir millones de barriles, que iban a bajar los costos, nada de eso sucedió, de todas formas no nos metemos con eso”. Lo mismo sucede en el caso de la energía eléctrica, aclaró.