Decenas de narraciones sobre violencia física, emocional y sexual comenzaron a difundirse, casi todas anónimas, contra escritores, editores, gestores culturales, talleristas, columnistas, periodistas, algunos de ellos reconocidos en el ámbito literario

Miles de usuarios de redes sociales se solidarizaron este sábado con el movimiento #MeTooEscritoresMexicanos que surgió a raíz de la denuncia por agresiones que hizo una mujer contra un ex editor de la revista Tierra Adentro.

A los pocos minutos se abrió una cuenta en la que se ofreció: Si te da miedo denunciar, manda un mensaje y publicamos el nombre del agresor.

Decenas de narraciones sobre violencia física, emocional y sexual comenzaron a difundirse, casi todas anónimas, contra escritores, editores, gestores culturales, talleristas, columnistas, periodistas, algunos de ellos reconocidos en el ámbito literario.

“Mujeres compartiendo sus historias y exponiendo a sus agresores a través de #MeTooEscritoresMexicanos: es valiente que denuncien. Yo les creo y no están solas. Sigamos denunciando”, fue el mensaje que compartió uno de los usuarios de la red Twitter.

El tema se convirtió en tendencia en México al filo de las 18 horas alcanzó más de 12 mil mensajes, entre los que se leyó: Todos los hombres alguna vez hemos agredido porque el sistema nos adoctrinó con toneladas de misoginia. Si nuestro nombre no aparece, no es porque hayamos sido buenos, sino porque no somos famosos. Para cambiar, lo primero es reconocerlo.

Foto: Especial

Una voz pidió que el asunto sea tratado en la mesa de diálogo del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca) que se realizará el 29 de marzo en Ciudad de México.

La encargada del Fonca, Marina Núñez Bespalova, se sumó a la etiqueta #MeTooEscritores y escribió: Hace dos años tomé un par de decisiones que incluso criticaron víctimas de dos acosadores que separé del trabajo. No soy tolerante con eso, ni lo seré.

La escritora Ethel Krauze comentó: Ya era hora de hacer pública esta larga, demasiado larga y oscura y silenciada historia por la que hemos pasado con vergüenza, culpa y soledad muchas, muchas, muchas.

A través de la cuenta oficial de la revista Tierra Adentro en Twitter, los encargados de esa publicación difundieron que están en contra del acoso y el abuso: Aquí los perpetradores no son bienvenidos. Estamos orgullos@s de las mujeres que han alzado la voz por este medio.

Este movimiento es una de las muchas secuelas que ha habido en el mundo a partir del #MeToo (Yo también, en español), que surgió en Hollywood en octubre de 2017 para denunciar la agresión y el acoso sexual, principalmente contra mujeres, a raíz de las acusaciones contra el productor de cine y ejecutivo estadunidense Harvey Weinstein.

La frase, utilizada durante mucho por la activista social Tarana Burke, fue popularizada por la actriz Alyssa Milano, quien animó a las mujeres a tuitear sus experiencias para demostrar la naturaleza extendida del comportamiento misógino.

En México, el movimiento #MeTooEscritoresMexicanos, además de denuncias, puso desde ayer varios temas a reflexión: “La literatura también es un sistema de poder desigual, donde las mujeres sólo tenemos lugar como musas o mozas y está lleno de machitos violentos que creen que todas somos La Maga”,escribió una usuaria.