Con 74 votos a favor, cero en contra y 29 abstenciones, el dictamen se aprobó durante la madrugada en comisiones unidas, el cual pone límites al gasto
Foto: Tomada de Internet

En medio de una ríspida discusión, el Pleno del Senado de la República aprobó en lo general y en lo particular la Ley Federal de Austeridad Republicana, así como los artículos no reservados, con el fin de hacer eficiente el gasto público y eliminar privilegios.

Con 74 votos a favor, cero en contra y 29 abstenciones, el Pleno del Senado aprobó en lo general la Ley Federal de Austeridad Republicana, que pone límites al gasto y determina que los ahorros que se obtengan se destinarán a los programas del Plan Nacional de Desarrollo o al destino que por decreto determine el Ejecutivo Federal.

Alrededor de las 2:00 de la mañana inició la discusión en el pleno, 13 horas antes, el dictamen se aprobó en comisiones unidas donde el bloque opositor abandonó la reunión ya que de última hora se cambió el dictamen y no se respetaron los acuerdos alcanzados la semana pasada. Además, afirmaron que por la mañana la secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval fue a dar “línea” a la mayoría.

En su intervención, el presidente de la Comisión de Hacienda, el morenista Alejandro Armenta, destacó algunos de los objetivos de la ley, como eliminar privilegios como seguros privados de vida o separación individualizada o colectiva; engrosamiento del aparato democrático sin crear nuevas plazas, limitar el uso de bines muebles e inmuebles; así como la pensión de retiro para presidentes.

“A través de la ley se transitará hacia un estado de derecho que garantice una buena administración pública y respaldamos la perspectiva de la colegisladora, y la cualidad sea un principio donde se sustenta una política administrativa de los recursos con los que cuenta el gobierno”, expresó.

En tanto, a nombre de la Comisión de Estudios Legislativos, Segunda, Ana Lilia Rivera dijo a los senadores que “hoy tenemos la oportunidad nuevamente de marcar historia. A penas ayer festejábamos el triunfo de un pueblo que despertó después de casi un siglo del letargo. Hoy, estamos de frente a la nación respondiendo a uno de los agravios que más ha dolido al pueblo: el que tengamos un gobierno rico con pueblo pobre. Así, caminamos hacia delante de una patria que cobije a todos con justicia, con mesura y responsabilidades”.

El perredista Antonio García Conejo afirmó que su bancada está a favor de la austeridad, pero manifestó su rechazo a los “caprichos”.

“Se exhiben tres inconsistencias. La primera, la imposición que realizará la mayoría sobre un proyecto de ley que vulnere los derechos humanos y criterios emitidos por la Suprema Corte. Dos, el desprecio que se hace en la esfera de los derechos del funcionario público al prohibir su contratación de empresas respecto de las cuales hayan tenido información en ejercicio de su cargo público. Tres, las inconsistencias legales, invasión de facultades y falta de técnica legislativa. Esta ley no cumple las promesas de campaña del ejecutivo”, subrayó.


En tanto, Samuel García senador de Movimiento Ciudadano acusó a Morena de consumar un albazo y destacó que el documento cuenta con al menos, 11 inconstitucionalidades y 6 jurisprudencias de la Suprema Corte que se violan.

“Fue una grosería para este pleno que después de meses de trabajo, de reuniones con la Secretaría de Hacienda, la Función Pública, el procurador Fiscal y después de haber logrado 28 de 30 consensos hoy en la mañana (lunes) en total albazo regresan un dictamen que va a ir a la Corte en una acción de inconstitucionalidad”, subrayó.