En un comunicado, historiadores e investigadores de México se oponen categóricamente a que la Ley General de Archivos, encabezada por el Archivo General de la Nación, quede bajo la tutela de la Secretaría de Gobernación y que la Dirección del Archivo sea designada por el Presidente de la República, porque comprometería la construcción de la memoria histórica a los intereses políticos del momento.

Esto es gravísimo porque en el Consejo Nacional de Archivos deben tener  participación prevalente de especialistas y no estar en manos de funcionarios del Gobierno y sus conveniencias políticas. Los documentos contenidos en los archivos históricos de ninguna manera deben ser “clasificados” (primero los ocultan y luego los desaparecen) a conveniencia de los actores políticos.

Es vital prestar atención a la lectura que hace el doctor Mauricio Merino Huerta sobre lo que se está llevando a cabo en el Senado de la República, no sólo por su sapiencia en el tema, sino porque la mejor carta de presentación que porta es su intachable solvencia moral (a continuación, apuntes de lo que expresó en el programa Agenda Pública de Foro TV, conducido por Mario Campos).

“La iniciativa de Ley General de Archivos es la obra maestra de la orfebrería política para dar al traste con lo que se ha ganado en transparencia y combate a la corrupción. De aprobarse la iniciativa significará el control político, po-lí-ti-co –repite–, de todos los archivos y documentos en que se procesan todas las decisiones públicas de todo el País. De los estados y municipios, fideicomisos, sindicatos, partidos políticos que son la base de la información para la transparencia. Incluyendo no sólo documentos actuales, sino todos los documentos históricos y todos los documentos del País; de este momento y los anteriores”.

“Sería la regresión más grave de la historia de México. En 1984 se instauró el ministerio de la verdad. Ahora se trata de tener personal trabajando en ocultar la verdad, todo controlado por un Consejo Nacional presidido por el Secretario de Gobernación”.

Las y los senadores del PRI, PAN, PRD y Verde presentaron la iniciativa el 17 de noviembre, inicialmente sería en mayo. Hoy más que nunca se evidencia que diputados y senadores se limitan a complacer al Ejecutivo, muy contentos cobran su jugoso bono y ya. Otro pacto contra los mexicanos.

¡Decídete a ser feliz hoy!

@_A_lfonsina