AP
La rusa busca regresar al nivel que la llevó a ser de las mejores tenistas del mundo

 Maria Sharapova atendió otras tareas pendientes en su regreso al Abierto de Australia: volvió a jugar en la cancha central y dio cuenta de la única tenista que la había derrotado en un torneo de Grand Slam desde que purgó su suspensión por dopaje.

En cambio, Garbiñe Muguruza se despidió en forma anticipada de un certamen en el que tenía oportunidad de trepar al primer puesto del escalafón mundial.

La rusa Sharapova avanzó a la tercera ronda al doblegar el jueves 6-1, 7-6 (4) a la letona Anastasija Sevastova (14ta preclasificada), en un momento en que la temperatura comenzaba a subir a niveles sofocantes en el Melbourne Park.

En estas condiciones, Sharapova mostró prisa por solventar rápido su compromiso, y dio trámite al primer set en 23 minutos.

La temperatura se acercaba a los 40 grados Celsius (104 Fahrenheit) cuando la campeona del torneo en 2016, Angelique Kerber, programó un duelo con Sharapova al imponerse 6-4 y 6-1 a Donna Vekic en un partido de 70 minutos en la cancha Margaret Court.

El público cantó “Cumpleaños Feliz” y dio tres hurras para celebrar el 30 cumpleaños de Kerber. Fue su 11ma victoria, incluido el título de Sydney la semana pasada.

“Feliz de volver a jugar al tenis como en 2016”, comentó Kerber, que tenía previsto darse un baño frío antes de una cena tranquila en Melbourne para celebrar la ocasión.

Sharapova, cinco veces monarca de torneos majors, sufrió un quiebre cuando estaba en condiciones de llevarse el triunfo. Sin embargo, se recuperó rápido, en el tiebreak subsecuente, para seguir con vida en el certamen.

“Era un día cálido. Hice mi trabajo en dos sets ante alguien que me había dado problemas en el pasado”, destacó Sharapova. “Así que estoy en la tercera ronda del Abierto de Australia. No lo sé, pienso que me merezco sonreír después de esta victoria”.

En cambio, la británica Johanna Konta (9na) estuvo más expuesta al calor en una cancha periférica y cayó frente a la estadounidense Bernarda Pera, por 6-4, 7-5.

Una sorpresa incluso mayor fue la eliminación de Muguruza (3ra), por 7-6 (1), 6-4, ante la taiwanesa Hsieh Su-wei.

La hispano-venezolana jamás lució cómoda en el match. Incurrió en una falta doble en break point durante el segundo set, y cometió 43 errores no forzados.

Se libró de un match point en el noveno game con su servicio, pero Hsieh no perdonó con el saque a continuación. Finiquitó la contienda mediante un revés a una esquina.

“Es definitivamente una rival muy complicada, y hoy ha jugado bien”, comentó Muguruza, quien aceptó que el calor le molestó pero dijo que éstas no han sido las peores condiciones que ha enfrentado en Australia. “Pude haber hecho las cosas mejor, pero al final ella se ha merecido ganar”.

AP

En medio de la frustración, Muguruza golpeó una pelota que golpeó accidentalmente a un juez de línea.

Muguruza tuvo problemas durante su preparación para el certamen. Se retiró por calambres en la segunda ronda en Brisbane y abandonó antes de su duelo de cuartos de final en Sydney, por rigidez muscular en el muslo derecho.

Sharapova disputa este certamen por primera vez desde que se le impuso un castigo de 15 meses por dar positivo de meldonio, en la edición de 2016. Cayó ante Sevastova en septiembre, durante la cuarta ronda del US Open, que marcó su retorno a las grandes citas.

La rusa de 30 años y Kerber son las dos ganadoras del Abierto de Australia que quedan en carrera.

En la jornada avanzaron también la francesa Caroline García (8va) y la polaca Agnieszka Radwanska (26ta).

Lauren Davis derrotó a Andrea Petkovic por 4-6, 6-0 y 6-0 y podría enfrentarse en tercera ronda a la primera cabeza de serie, Simona Halep, que se enfrentaba más tarde a Eugenie Bouchard.

La ex número uno Karolina Pliskova pasó a tercera ronda tras imponerse a la número 29, Lucie Safarova.