Archivo
La caravana migrante incrementó la población en las instalaciones del INM ubicadas en la colonia República

El Instituto Nacional de Migración (INM) negó que tuviera un problema de sobrepoblación cotidiana en la estación de Saltillo, pero sí reconoció que tuvo meses con flujo de extranjeros mayor a su capacidad cuando el Gobierno mexicano rescató a integrantes de la caravana migrante.

“El Gobierno de México rescató a una cantidad considerable de extranjeros, pero realmente todas esas personas fueron de los que venían en la caravana que tomaron la decisión de retornar a su país, entonces se acercaron al Instituto”, explicó Adriana Gaona, directora de Comunicación Social del INM.

 

 

VANGUARDIA informó ayer que la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) detectó que la estación migratoria de Saltillo, ubicada en la colonia República, excedió por mucho su capacidad de albergue durante algunos días de julio, agosto, septiembre y octubre.

La capacidad de esta unidad es de 30 personas, pero la CNDH, en su “Informe Especial sobre la Situación de las Estaciones Migratorias. Hacia un Modelo Alternativo de Detención, dio a conocer que Saltillo registró la presencia de 145 personas durante 15 días de julio; es decir, casi 5 veces más del límite.

Sin embargo, coincidió con una respuesta del Gobierno mexicano para rescatar migrantes de la caravana que deseaban volver a su patria, la mayoría centroamericanos.