Foto: Cuartoscuro / Salvador Cienfuegos Zepeda, fue secretario de la Defensa Nacional en la era de Enrique Peña Nieto
Mike Vigil consideró que el Departamento de Estados Unidos no habría enviado toda la información recabada como medida preventiva

Si las autoridades mexicanas están tan seguras de la inocencia del General Salvador Cienfuegos Zepeda, quien fuera secretario de la Defensa Nacional, que lo manden a una corte de Estados Unidos para ser juzgado, reviró Mike Vigil, ex jefe de Operaciones Internacionales de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés). 

Vigil respondió a los señalamientos del Presidente Andrés Manuel López Obrador, quien en la mañanera del viernes dijo que la DEA "debería hacer una investigación en su interior y aclarar", la supuesta fabricación del expediente contra el General Cienfuegos.

Además, el Presidente instó directamente al exdirector de operaciones internacionales de la DEA, Mike Vigil, a que si ya leyó el expediente de la DEA, diga si la agencia "actuó bien". 

“Con todo respeto, al señor Presidente López Obrador, sí revisé el expediente y para mí los cargos son fuertes. La única cosa es que sí me fijé es que no había las declaraciones de algunos testigos, que dieron información durante la investigación. De nuevo quiero decir fuertemente que la evidencia no es fabricada. Este proceso incluye a muchas personas, no sólo de DEA, también jueces que autorizaron las intercepciones telefónicas… Si la evidencia fue fabricada, tendría que ser una conspiración involucrando a muchos oficiales aquí en los Estados Unidos”, dijo Mike Vigil durante una entrevista con Alejandro Páez Varela y Álvaro Delgado Gómez, conductores del programa “Los Periodistas”.

Vigil insistió en que el General no regresaría a Estados Unidos:
"el señor Cienfuegos ya está al tanto de los cargos formales aquí en los Estados Unidos, entonces no creo que jamás va a regresar a Disneylandia o a Estados Unidos y el Gobierno mexicano no va a entregar al General Cienfuegos. Él se escapó de la justicia aquí en los Estados Unidos y si el señor Presidente está tan seguro de que evidencias fueron fabricadas, que lo mande a Estados Unidos para que sea juzgado en una corte federal y vemos si las pruebas son falsas o válidas”, expuso.

La magnitud de los señalamientos de López Obrador, de acuerdo a Vigil, incluye que la supuesta fabricación del expediente involucraría además de la DEA, fiscales, testigos y una suma de oficiales del Departamento de Justicia. 

Por último, Mike Vigil consideró que el Departamento de Estados Unidos no habría enviado toda la información recabada como medida preventiva ante la posible filtración de datos a criminales y que esto comprometiera a los informantes.