El 76to aniversario de la liberación de Auschwitz se vió afectado por la pandemia de COVID-19 y se llevó a cabo de manera virtual solamente una oración judía por las almas de los asesinados en el Holocausto retumbó en el lugar dónde se encontraba el gueto de Varsovia durante la Segunda Guerra Mundial y hoy el papa Francisco expresó la necesidad de recordar el genocidio como condición para un futuro de paz.

Una oración judía por las almas de los asesinados en el Holocausto resonó el miércoles en el lugar donde se encontraba el gueto de Varsovia durante la Segunda Guerra Mundial, al observarse el 76to aniversario de la liberación de Auschwitz en un mundo en pausa debido a la pandemia.

La mayoría de las conmemoraciones se realizaron en línea, incluso la ceremonia anual en el antiguo campo de exterminio de Auschwitz en la Polonia ocupada donde los nazis mataron a 1.1 millones de personas. El sitio está cerrado debido a la pandemia.

Uno de los escasos eventos en vivo se realizó en el gueto de Varsovia, el más grande de los guetos europeos donde los judíos fueron encerrados en condiciones infrahumanas antes de enviarlos a los campos de exterminio.

La sobreviviente polaca Tova Friedman, de 82 años, que arribó al campo a los cinco años y a los seis se encontraba entre los miles de sobrevivientes liberados por el ejército soviético, esperaba visitar el campo este año con sus ocho nietos, pero la pandemia lo impidió.

Desde su hogar en Highland Park, Nueva Jersey, grabó un mensaje sobre el nuevo auge del odio para una conmemoración organizada por el Congreso Judío Mundial.

Tova Friedman se escondió entre cadáveres en medio del caos de los últimos días del campo de exterminio de Auschwitz.

Con solo 6 años, Friedman, nacida en Polonia, había recibido instrucciones de su madre para tumbarse totalmente inmóvil en una cama en un hospital del campo, al lado del cuerpo de una joven que acababa de morir. Mientras se preparaban para huir del escenario de su genocidio, soldados alemanes fueron cama por cama baleando a quien estuviese vivo. Friedman apenas respiró debajo de su manta y pasó desapercibida.

Días más tarde, el 27 de enero de 1945, estaba entre los miles de prisioneros que sobrevivieron y recibieron a las tropas soviéticas que liberaron el campo en la Polonia ocupada por los nazis.

Friedman estará sola en su casa en Highland Park, Nueva Jersey, en el Día Internacional de Conmemoración en Memoria de las Víctimas del Holocausto. Sin embargo, su mensaje de alerta sobre el aumento del odio estará en un acto virtual organizado por el Congreso Judío Mundial.

Otras instituciones en todo el mundo, incluyendo el museo estatal Auschwitz-Birkenau en Polonia, Yad Vashem en Israel y el Museo del Holocausto en Washington D.C., realizarán también actos online. Los presidentes de Israel, Alemania y Polonia pronunciarán mensajes de recuerdo y advertencia.

En toda Europa se realizaron diversas conmemoraciones.

En Austria y Eslovaquia, cientos de sobrevivientes recibieron las primeras dosis de la vacuna contra el coronavirus, un gesto simbólico y a la vez salvador dada la amenaza del virus a los adultos mayores.

 

Israel, con 197,000 sobrevivientes, realiza su día oficial de recordación en abril, pero diversos grupos realizaron conmemoraciones en forma virtual y sin asistencia de público.

Desde el Vaticano, el papa Francisco habló de la necesidad de recordar el genocidio como condición para un futuro de paz. Advirtió que las ideologías distorsionadas podían conducir a una repetición del asesinato en masa en una escala horrenda. Recordar el Holocausto, dijo, “también significa ser consciente de que estas cosas pueden suceder nuevamente, a partir de propuestas ideológicas que pretenden salvar a un pueblo y acaban por destruir a un pueblo y la humanidad”.

Muchos sobrevivientes del holocausto en Estados Unidos, Israel y en otras partes se encuentran en un estado de aislamiento que nunca imaginaron a causa del virus. Friedman perdió a su esposo el pasado marzo y dice que desde entonces se siente realmente sola.

Pero la gente en su situación encontró nuevas conexiones a través de Zoom: el líder del Congreso Judío Mundial, Ronald Lauder, ha organizado videoconferencias para sobrevivientes, sus hijos y nietos durante la pandemia.

Más de 1.1 millones de personas fueron asesinadas por los nazis alemanes y sus colaboradores en Auschwitz, el más conocido de una red de campos de concentración y guetos que buscaban la destrucción de los judíos en Europa. La inmensa mayoría de los fallecidos allí eran judíos, pero también había prisioneros de guerra polacos, gitanos y soviéticos.

En total, alrededor de seis millones de judíos europeos y millones de personas más fallecieron a manos de los alemanes y sus colaboradores.