En el último mes hemos sufrido la pérdida de actores relacionados de alguna manera al género de las telenovelas como María Idalia (“Senda Prohibida”; “Tres Mujeres”) y el español Eduardo Fajardo (“Mañana será Otro Día”).

Pero si bien la primera, madre en la vida real del actor Leonardo Daniel y esposa del también actor Lorenzo de Rodas, mantuvo una carrera intermitente pero breve tanto en cine como en televisión, y el segundo se dedicó más al cine que a la televisión que realizó mayormente en México y como la señora Idalia en los primeros años de desarrollo de este tipo de producciones, el martes pasado se dio el deceso de una actriz que se inició en el cine y para cuando llegó a la televisión lo hizo en horario estelar, en status protagónico y cobijada nada menos que por el mismísimo “Señor Telenovela”, Ernesto Alonso, justo apenas de haber tomado literalmente las riendas de la que aunque se hizo el intento hubiera sido la última película de la diva del cine, María Félix, y haber personificado el rol que María iba a interpretar.

La actriz en cuestión es la controvertida Sonia Infante, quien falleció el martes 16 de julio a los 75 años de edad tras una prolongada enfermedad, y quien 25 años después de haberse iniciado como actriz de cine en el año de 1960 con la película “Dormitorio de Señoritas” (Fernando Cortés, 1960) y que “La Doña” desistió finalmente en protagonizar la película “Toña Machetes”, basada en una novela original de Margarita López Portillo, Sonia Infante toma su lugar y la filma bajo la dirección del cineasta Raúl Araiza en 1985, y algo debió haber hecho bien la señora porque, como dijimos con anterioridad, Ernesto Alonso la llama para invitarla tras protagonizar este proyecto la telenovela “El Precio de la Fama”, en el horario estelar de Televisa en 1987 teniendo como galán al mucho más joven actor Sergio Goyri.

Bajo las órdenes también del “Señor Telenovela” Sonia Infante protagoniza en 1989 “Un Rostro en mi Pasado”, teniendo ahora como un galán más otoñal como lo era el primer actor Joaquín Cordero, pero con la llegada de la década de los 90 y el inicio del “vuelo” de algunas divas más jóvenes de la televisora como Lucía Méndez y Adela Noriega y la llegada de Televisión Azteca en 1993 Sonia Infante no duda en aceptar la invitación de su segundo ex marido, Andrés García (con quien justo protagonizó “Toña Machetes”) en participar en la telenovela “Con toda el alma” para esta otra empresa televisiva en 1995 y en la cual también participaron en su elenco primeros actores como Gabriela Roel, José Alonso, Sonia Furió y la coahuilense Patricia Rivera, entre otros más.

“Con Toda el Alma”, dirigida por el también primer actor Héctor Bonilla, fue promocionada como una historia más realista que las de temáticas tradicionales de “Cenicienta”, de Televisa, y entre las escenas que más se recuerdan de la misma es una donde la señora Infante, quien aparece como una señora rica que se aprovecha de la heroína que como sirvienta interpreta la mencionada Gabriela Roel, está en un inodoro cuando tocan a su puerta y la enfocan incorporándose del mismo, acción que en una telenovela de Televisa no se había mostrado hasta entonces. Descanse en paz y gracias por su legado.

Comentarios a:

sopeoperas@yahoo.com