Tras su reunión con representantes sindicales de ambos cuerpos, avanzó también que las agresiones contra las fuerzas interiores de seguridad.
A las fiscalías se les pedirá también una “firmeza estricta” en el tratamiento de esas agresiones y un juicio rápido a sus respectivos autores

PARÍS.- El Gobierno francés anunció ayer un endurecimiento de las condenas dictadas contra los agresores de policías y gendarmes ante el aumento de los actos violentos contra esos agentes.

El primer ministro, Jean Castex, destacó en un comunicado que el periodo mínimo de cumplimiento en el caso de la cadena perpetua se extenderá hasta los 30 años, frente a los 22 actuales, así como que se impondrá un límite “estricto” a la posibilidad de reducir las condenas.

Tras su reunión con representantes sindicales de ambos cuerpos, avanzó también que las agresiones contra las fuerzas interiores de seguridad serán “delitos específicos reprimidos con mayor dureza”, y que en cada fiscalía habrá un responsable encargado de “mejorar la respuesta penal” en ese tipo de casos.

A las fiscalías se les pedirá también una “firmeza estricta” en el tratamiento de esas agresiones y un juicio rápido a sus respectivos autores.