Familiares y miembros de la Organización Sociedad Civil Las Abejas de Acteal, participan en una rueda de prensa en el municipio de Chenalhó, en el estado de Chiapas (México). Foto: EFE
En 8 años y cuatro meses desde que la CIDH recibió el caso, se han presentado pruebas y evidencias suficientes para señalar al Estado mexicano como responsable de la masacre de Acteal, apostillaron.

Las familias y supervivientes de la matanza de 45 indígenas ocurrida, el 22 de diciembre de 1997 en Acteal, estado de Chiapas, exigieron este a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) un informe de fondo que determine si se violaron o no los derechos humanos.

Al expresar públicamente su decisión de seguir el procedimiento del caso de la masacre de Acteal ante la CIDH, que lo admitió hace ocho años y cuatro meses, reiteraron su rechazo a la oferta de solución amistosa propuesta por el Estado Mexicano.

"No a la solución amistosa", expresaron en una rueda de prensa en Chenalhó, Chiapas, las familias de las víctimas y los supervivientes, agrupados con la Organización Sociedad Civil Las Abejas de Acteal.

Señalaron que con "el informe de fondo" que le exigen a la CIDH "el Estado Mexicano tendrá que respondernos por todo los daños que nos ha cometido, ese momento sigue sin respuesta", agregaron.

En 8 años y cuatro meses desde que la CIDH recibió el caso, se han presentado pruebas y evidencias suficientes para señalar al Estado mexicano como responsable de la masacre de Acteal, apostillaron.

La superviviente Guadalupe Vázquez Luna, quien perdió nueve familiares en la masacre, dijo que aunque era muy pequeña la masacre le afectó porque le quitaron a la mitad de su familia, incluidos sus padres y hermanos.

"Solicitamos que haya una investigación de fondo y queremos reafirmar que no queremos una solución amistosa, queremos que se llegue a fondo el caso", comentó.

 

Vázquez Luna recordó que desde el 20 de octubre del 2015, en el 156 periodo de sesiones de la CIDH, las familias y supervivientes ya manifestaron el rechazo a la oferta de solución amistosa propuesta por el Estado mexicano.

"Esa solución amistosa no revive a los muertos, no borra el dolor, no consuela nuestras lágrimas, no puede tapar la sangre derramada aquí en Acteal", aseguró Vázquez Luna a Efe.

La organización de Las Abejas indicó que no se "generan ilusiones" con el nuevo gobierno mexicano que encabeza el presidente Andrés Manuel López Obrador no obstante que "ha generado expectativas de que será un gobierno de los pobres”.

"Sabemos que de allá arriba (el Estado) no vendrá la justicia verdadera, razón por la que hoy hacemos una aclaración", apuntó la organización de Las Abejas de Acteal.

El superviviente Juan Vázquez, presidente de Las Abejas de Acteal, señaló que las acciones de su organización son pacíficas y se encuentran "en un ayuno oración para que nosotros tengamos fuerza con Dios para buscar la justicia de nuestros 45 hermanos nuestros”.

Aseguró que después de 21 años de la matanza de Acteal, el dolor aún se siente, la secuela quedó impregnada en la memoria y hasta los huesos.

"Es que el dolor es muy grande, es como volver a vivir la masacre, porque justo en este lugar aquí abajo fue la masacre y aquí están enterrados los 45, nuestros padres, hermanos, abuelos y hermanitos", apostilló.

Para el dirigente de Las Abejas de Acteal, aseguró que este caso les genera tristeza porque tal parece que los supervivientes y las familias de las víctimas "estamos siendo castigados por la injusticia, parece que a los criminales, a los asesinos, se les premia con casas, terrenos y no los encarcelan”.

El 22 de diciembre de 1997, 45 indígenas tzotziles, mayormente mujeres y niños miembros de Las Abejas, fueron asesinados en Acteal, municipio de Chenalhó, por paramilitares presuntamente vinculados al Partido Revolucionario Institucional (PRI), entonces en el poder.

Las Abejas, es una organización creada en 1992 en defensa de los derechos de las comunidades que abogaba por la solución pacífica de los conflictos locales y por la liberación de personas injustamente encarceladas.

Tras el levantamiento del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) el 1 de enero de 1994 en Chiapas, la agrupación se solidarizó con sus objetivos, pero rechazó el uso de la violencia para alcanzarlos.

La matanza de Acteal ha sido atribuida a una campaña gubernamental contra las bases de apoyo del EZLN.

En los últimos años, los más de 30 presuntos autores materiales detenidos y procesados por la masacre han sido liberados por una resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) emitida en 2009.