La empresa televisiva teme disminución de donaciones por campaña negra en contra del evento

La telecracia como régimen político basado en el adoctrinamiento de masas mediante el uso intensivo de la televisión, ha promovido en su beneficio a la caridad como una “virtud” fundamental. Por desgracia, no han faltado las personas, o las empresas que han explotado la buena fe, y la compasión ajena. En México, todo se privatiza, o se hace negocio… ¡hasta el altruismo!  El TELETÓN, es un magno evento donde TELEVISA, pide a sus televidentes que donen dinero para apoyar a las personas desvalidas. Esto ha generado en redes sociales una campaña negra en su contra, dónde la ciudadanía se cuestiona: ¿Pero por qué TELEVISA, nos pide dinero para hacer su obra de caridad? ¿Por qué no lo hace con su propio dinero? Fácil: porque la caridad de TELEVISA, no es para dar dinero, ¡sino para ganarlo! Según el Artículo 31, de la Ley de Impuestos Sobre la Renta, las empresas pueden deducir de impuestos todo el dinero que den para la construcción de obras que debería hacer el Gobierno. El proceso es sencillo: miles de ciudadanos donan grandes o pequeñas cantidades, y así TELEVISA  concentra millones de pesos en donaciones. Con ese dinero, la empresa televisiva hace una sola aportación a Fundación TELETÓN, a nombre de TELEVISA. Luego Fundación TELETÓN, le da a TELEVISA, un recibo deducible de impuestos que éste entrega a Hacienda, y acto seguido, Hacienda le descuente esa cantidad de los impuestos a la empresa. Resumen: TELEVISA tiene una ganancia neta. Hacer obras de caridad es loable, pero recaudar dinero con pretextos caritativos, y luego utilizarlo para pagar impuestos, es una estafa. El Gobierno tiene la obligación de proveer Centros para la rehabilitación de personas que tienen alguna discapacidad.  Por ejemplo, con el dinero que gastó nuestro actual  presidente en su campaña presidencial, se pudieron haber construido varios Centros en los Estados de la República. Y con la deuda pública que dejan nuestros gobernadores se puede ayudar a muchos mexicanos con capacidades diferentes La salud es un derecho, no un negocio.  La comunidad internacional ya entendió que la salud de personas con discapacidad debe estar cubierta por los Estados, no por las empresas. La integración social de las personas con discapacidad no se logra con depósitos en dinero y donaciones, sino con la educación, consciencia, y leyes. TELEVISA, gastó 3  millones de pesos en contratar a los encargados de los botes del TELETÓN, invirtió 12 millones en camionetas, pero solamente gastó 100 mil pesos, en juguetes para los niños. Existen  múltiples fundaciones, organizaciones e instituciones, que tienen como fin ayudar a las personas con discapacidad. Si te gustaría hacer un donativo tienes que conocer fundaciones como: la Fundación Michou Mau, Fundación Rié, Fundación Amanc, todas en crecimiento y con vacación humanista para ayuda a discapacitados, además de la capacidad de actuar de manera humana, tolerante, y sobre todo, decidida,  para ayudar a estas personas y niños que tienen estas características  que los hacen únicos y especiales. Pueden hacer donaciones de manera desinteresada,- y sin aportar las grandes cantidades  de dinero-, porque si ésta fuera la solución, desde 1997, que inició el TELETÓN, se hubiera atendido a ésta población vulnerable de México.