Foto: Especial
En el país se han administrado entre la población mexicana hasta el momento 5.9 millones dosis de la vacuna contra el COVID-19

México debe quintuplicar la velocidad de su vacunación si quiere concretar su plan de tener inmunizada al 75 por ciento de la población en un año, consideraron este miércoles expertos.

“Esto quiere decir que debemos apostar a vacunar entre 350 mil y 400 mil mexicanos al día”, dijo en conferencia de prensa Michel Martínez, jefe de la unidad de vigilancia epidemiológica de TecSalud del Tecnológico de Monterrey.

En el país se han administrado entre la población mexicana hasta el momento 5.9 millones dosis de la vacuna contra el COVID-19.

El especialista señaló que es necesario que el Plan de Vacunación cambié la forma en la que se ha aplicado hasta ahora y se apoye en los tres niveles de gobierno, en entidades públicas y privadas y en universidades.

“Hay historias de éxito en este sentido que hay que retomarlas y aplicarlas“, dijo el también líder del programa COVID-19 en TecSalud.

Al respecto, Fernando Castilleja, director de Bienestar y Prevención de TecSalud, resaltó que en México sigue habiendo una falta de acceso a las vacunas contra el COVID-19, pues solo se han aplicado 4.7 dosis por cada 100 habitantes, mientras que Israel tiene 110 dosis por cada 100 habitantes.

“La logística es una gran área de oportunidad para el plan de vacunación en México“, indicó.

Señaló que debe existir una alineación entre gobiernos federales y estatales y esos ajustes se deben hacer a corto plazo para acelerar la velocidad en el país que ya suma poco más de 2.2 millones de contagios y supera los 199 mil  muertos.

Los especialistas refirieron que una tercera ola de contagios en el país es inminente, y es probable que se presente en unos 10 días.

“Estamos conscientes de que habrá esta tercera ola y un nuevo estrés al sistema sanitario y la única manera de protegernos será mantener las medida de protección que hemos tenido, que será lo que nos ayudará a que esto no sea más catastrófico“, manifestó Martínez.

Exaltó que, a diferencia de las primeras dos olas de contagios, ahora existe la vacuna y aunque no ha llegado a todas las personas ni evita que alguien adquiera el virus, sí ayuda a reducir la probabilidad de desarrollar la enfermedad de forma grave o de morir.

No obstante, Fernando Castilleja destacó que una de las principales barreras que se han enfrentado ante la llegada de los antídotos es la resistencia que tienen algunos sectores de la población para ser inoculados.

“Los movimientos antivacunas han afectado, pero debemos recordar que estas vacunas tienen todo el aval científico y han demostrado proteger contra la enfermedad en su forma más grave”, puntualizó.

Sin embargo, detalló que los biológicos no son una garantía de evitar el contagio, por lo que se deberán mantener las medidas de prevención.

Del mismo modo, los expertos señalaron que las vacunas servirán para frenar la movilidad del virus y así evitar nuevas variantes.

Asimismo, recordaron que hasta ahora no existe ningún tratamiento farmacológico que sea preventivo para el COVID-19, por lo que pidieron a la población que no se automedique y que, cuando sea su oportunidad, no duden en vacunarse.

Con información de EFE