AP
El corredor de los Cowboys de Dallas regresa a los emparrillados a demostrar que vale lo que invirtieron en él

La novela entre Ezekiel Elliott y los Cowboys de Dallas acaba de terminar y el corredor acordó con el equipo donde acordó una extensión de contrato por seis años y 90 millones de dólares. 

 El jugador viajó este martes a la ciudad texana luego de su estancia en México, donde se mantuvo entrenando a nivel del mar por su cuenta. 

Elliott se ausentó de todo el campamento de entrenamiento y no jugó la pretemporada con los Cowboys.

La temporada comienza el jueves cuando se midan los Bears de Chicago y los Packers de Green Bay.

Elliott estaba bajo su contrato de novato, el cual vencía al final de la temporada 2020, pero faltó a 40 entrenamientos durante la disputa contractual en la que busca un acuerdo que lo convierta en uno de los mejores corredores pagados en la NFL. 

En 2018, Ezekiel corrió 304 veces con el balón a 1434 yardas, terminando la temporada con un promedio de 4.7 yardas. Sin embargo, lo que más llamó la atención para el jugador de la temporada fue la gran cantidad de recepciones: 77, tres veces más que en 2017.

Esta será la cuarta temporada del corredor, que fue seleccionada por los Cowboys con la cuarta selección general del Draft 2016, donde buscará demostrar que lo que pagaron por él valdrá la pena. 

Los Cowboys inician su camino e la temporada recibiendo a los Giants de Nueva York.