Toda mi vida juzgué muy duro a quienes lo hacían... y ahora estamos aquí, cometiendo la misma falta. Fui infiel. Y se siente como una mierda, pero también se siente bien. Sí, en mis relaciones anteriores ya me habían sido infiel y me dolió hasta el alma. Y ahora soy yo la que cayó en la tentación ... por más que justifique mi acción con que “se trata de algo muy especial y particular” el hecho es de que ahora comprendo que soy igual de mierda que el resto del mundo. 

Sé que fallé a mi compromiso ( aunque sólo haya sido una vez) no se puede tener todo en la vida y sin embargo así se sienten las necesidades, por un lado quieres tener una catedral o una base, un lugar que represente al amor “verdadero”, y por otro terminas aburriéndote de esa persona, por qué ya la descubriste, y ahora quieres descubrir y reinventar ese lazo de intimidad con un ser distinto, aunque haya mucho amor. Cualquier reflexión personal al respecto me encantaría leerla. (Soy mujer, 29 años).

Infiel

Estimada Infiel, 

Considero importante que reconozcas que haces mal. Creo que la premisa siempre, siempre debe ser: '¿Me gustaría que a mí me hicieran lo mismo?', si la respuesta es no. No lo hagas. Ahora si tu atracción es mayor, creo que tienes que hablar con tu pareja pues la honestidad es lo principal.

apartado500v@gmail.com