Especial
En la administración que presidió Jorge Zermeño Infante hace cerca de 20 años, el inmueble fue entregado al municipio, pero por el avance de su gestión, ya no fue posible intervenirle.

Esta mañana en mesa redonda, distintos directores involucrados en el rescate y restauración de la Casa Mudéjar, acompañaron al Presidente Municipal, Jorge Zermeño Infante, en la emisión semanal de “En Equipo con el Alcalde”, donde el edil informó sobre la próxima apertura del inmueble que se tiene contemplado, funcione como una Casa de la Cultura.

Destacó que en la administración que presidió hace cerca de 20 años, el inmueble fue entregado al municipio, pero por el avance de la gestión, ya no fue posible intervenirla.

Carlos Castañón Cuadros, director del Archivo Municipal, afirmó que es de suma importancia para la historia de nuestra ciudad, próxima a cumplir 112 años, la reestructuración de la casa, que originalmente, fue propiedad de un médico cirujano que trajo ideas de mudéjares de España, caracterizados por la presencia de rasgos hispano-musulmanes, con la utilización de materiales blandos y elementos arquitectónicos decorativos.

El director del Centro Histórico, Víctor Hugo Torres Romo, informó que, en la casa, que tenía más de 30 años abandonada, se encontraron bastantes intervenciones que con el rescate, fueron eliminadas en su mayoría. Con su conservación, dijo, ya suman ocho edificios históricos rescatados en la Administración Municipal 2018 y en lo que va de la 2019-2021.

“Seguimos avanzando y rescatando nuestro patrimonio; es necesario que también los dueños de los edificios, colaboren para que se aprecie su belleza”. El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), busca siempre la conservación de los inmuebles.

En este sentido, las intervenciones en la cantera, madera y pisos, pueden preservarse en su mayoría, ya que lo que se busca es no dañar más la construcción.

Con el mapeo histórico, se descartó, por ejemplo, que si la cantera estaba dañada al 60 por ciento, tiene que cambiar.

Dentro de las modificaciones, entraron los drenajes obsoletos y todo el cableado eléctrico. Además, se rescató la arquería, eliminaron algunos sanitarios y cocinas que habían servido a los inquilinos cuando fue usada como vecindad.