Según un estudio de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios en siete municipios afectados revelan que el agua aún está contaminada. Foto: Tomada de Internet
Según un estudio de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios en siete municipios afectados revelan que el agua aún está contaminada

La Cofepris reconoció, a través de una carta enviada a los Comités de Cuenca Río Sonora, que luego de realizar nuevos muestreos en el agua de consumo humano en los siete municipios del río Sonora, afectados por el derrame en la mina Buenavista del Cobre hace seis años, persiste la contaminación por metales pesados, principalmente arsénico y plomo, lo que "representa un riesgo de salud para la población".

Habitantes de los siete poblados aledaños al río Sonora, abandonados por autoridades federales y la minera de Germán Larrea, manifestaron incertidumbre ante la falta de información sobre su estado actual de salud y la calidad del agua de los pozos que alimenta el cauce contaminado por Grupo México; exigieron al gobierno federal que intervenga de inmediato y haga valer sus derechos a la salud y al agua.

Este miércoles, funcionarios del gobierno de Andrés Manuel López Obrador tuvieron por primera ocasión una reunión informativa con unos 200 afectados de Arizpe, Banámichi, Huépac, San Felipe, Aconchi, Baviácora, Ures y Hermosillo en el teatro Jesús Choby Ochoa, en el municipio de Ures.

La misiva de la Cofepris, enviada a los CCRS, firmada por su titular José Alonso Novelo Baeza, indica que el agua “sigue contaminada masivamente con metales pesados, principalmente arsénico y plomo, y que representa un riesgo a la salud de la población”.

Y a pesar de los riesgos que representa el consumo de esa agua, no hay medidas de prevención sanitaria.

“El agua que tomamos nos está envenenando y las autoridades no hacen nada concreto para evitarlo. La indiferencia de los tres niveles de gobierno es la que nos va a matar”, afirmó el integrante del CCRS, Ramón Miranda.

Hace seis años, en esta zona ocurrió un derrame tóxico del Grupo México, por lo que Poder acusó que diversas dependencias federales y estatales han hecho caso omiso a lo que ocurre en la región.

“Ni la Cofepris ni las demás dependencias responsables, como la Comisión Estatal de Protección Contra Riesgos Sanitarios del Estado de Sonora (Coesprisson), la Comisión Nacional del Agua (Conagua) y las autoridades de los siete municipios han desarrollado acciones para alertar a la población”, aseveró. 

La organización civil recogió el testimonio de un habitante de San José de Baviácora, José Manuel López, quien señaló que “mientras hacen planes y nuevos muestreos, mientras se lavan las manos entre instituciones, se nos va la vida; el gobierno nos está dejando morir envenenados”.

La carta del funcionario de Cofepris habla de la existencia de esos tres muestreos realizados en 2020 y según Poder “con resultados aún más alarmantes sobre la contaminación del agua en la región”.

Los datos que se exponen en la carta son los siguientes: un muestreo de marzo encontró que 98.28 por ciento de los 59 pozos y domicilios particulares estudiados rebasa los límites de arsénico. Que 35. 42 por ciento excede los de plomo, según la Norma Oficial Mexicana (NOM-127-SSA1-1994, modif. 2000).

Con información de Milenio