Vista aérea de la fábrica de Volkswagen (VW) en Wolfsburgo, Alemania. Foto: EFE
La falta de piezas para los motores y el revestimiento de asientos llevó a la compañía a detener el sábado la producción del modelo Golf, el buque insignia de la compañía.

La automotriz alemana Volkswagen reanudará próximamente su producción después de llegar hoy a un acuerdo con las dos empresas proveedoras de piezas con las que mantenía una disputa que le obligó a paralizar la fabricación de automóviles y reducir la jornada a sus empleados.

Después de más de 20 horas de negociaciones, el mayor fabricante de vehículos de Europa y las dos empresas del grupo Prevent anunciaron el fin del conflicto en un comunicado común de tan sólo cuatro líneas.

Las dos partes implicadas pusieron fin a un enfrentamiento que se prolongó durante varios días y que causó cuantiosas pérdidas económicas para el consorcio, que tuvo que detener incluso la producción del modelo Golf por falta de piezas.

Según informó un portavoz de Volskwagen, sus suministradores se han comprometido a volver a surtir componentes en el corto plazo.

Las seis plantas de producción afectadas por el parón se preparan para recuperar poco a poco su habitual ritmo de trabajo y los planes de reducción de jornada que, a priori, afectaban a unos 28,000 trabajadores se suprimirán de inmediato, informó el fabricante alemán.

El objetivo de la compañía es que se restablezca la normalidad cuanto antes aunque aseguran ser conscientes de que llevará algún tiempo ajustarse al calendario previsto inicialmente.

La disputa entre las empresas se inició hace días a consecuencia de varios litigios que Volkswagen tenía abiertos con sus suministradores. Desde que dichas distribuidoras se negaron a abastecer con componentes al consorcio alemán, éste se vio obligado a ralentizar e incluso a paralizar la producción de vehículos en seis de las plantas que tiene en territorio alemán.

La falta de piezas para los motores y el revestimiento de asientos llevó a la compañía a detener el sábado la producción del modelo Golf, el buque insignia de la compañía. Asimismo, la fabricación del modelo Passat se vio afectada.