Mucho más lamentable que el hecho de que a pesar de promoverse tanto el canal TL Novelas no retransmitió “Barata de Primavera” como lo había anunciado fue la muerte de su escritora, Marissa Garrido. 

Esta aconteció la tarde del pasado viernes 8 de enero, cuando a través de redes sociales y medios electrónicos la Sociedad General de Escritores de México (SOGEM), de la que fue socia fundadora, dio a conocer que una de las pioneras y hasta hace poco todavía activa escritora de telenovelas mexicanas Marissa Garrido falleció a los 95 años de edad, irónicamente el año en el que está cumpliendo justo seis décadas de haberse iniciado en este oficio con la telenovela “Niebla”, producción de Ernesto Alonso de 1961 protagonizada por él y la primera actriz española Amparo Rivelles. 

De hecho, su mancuerna con Ernesto Alonso como productor fue prolífica en títulos para un sinnúmero de actrices que gracias a sus historias se convirtieron en grandes estrellas de este tipo de melodramas, y para muestra tenemos el clásico “La leona”, que la misma Amparo Rivelles protagonizó el mismo año de 1961 y que la misma Marissa Garrido adaptó en los años 70 para lo que se conoció como “Una mujer marcada” (1979) con la estrella del cine mexicano de aquellos años, Sasha Montenegro, como protagonista, y en 1995 como “Si Dios me Quita la Vida”, con la actriz Daniela Romo como estelar. Un año antes de “Una mujer marcada”, en 1978, la señora Garrido escribió para la primera actriz Amparo Rivelles la que fue su última telenovela en México, “Pasiones Encendidas”, antes de volver a España. 

Justo una década después de “Niebla” y “La leona”, en 1971 Marissa Garrido dio el empujón a la actriz y cantante Angélica María para que protagonizara su primer gran éxito en telenovela, “Muchacha italiana viene a casarse”, teniendo como galán al actor peruano también recientemente fallecido Ricardo Blume que se convirtió en un fenómeno de popularidad tal que propició tuviera una segunda parte y en 1972, para la primera telenovela en color de la historia que fue “Las gemelas”, dio a Maricruz Olivier un doble papel en el que además de demostrar su versatilidad interpretando dos personajes, uno de heroína y otro de villana, cuyo triunfo llevó a la escritora a darle a la actriz el mejor papel protagónico para concluir su trayectoria como heroína que fue en su última telenovela “En busca del paraíso” (1983). 

A mediados de los años 70, además de la mencionada “Barata de Primavera” (1975), que como comentamos en nuestra columna pasada consolidó la trayectoria como diva del género de Jacqueline Andere en lo que hizo despuntar a la futura estrella que fue Verónica Castro, la señora Garrido escribió una telenovela titulada “Paloma”, también de 1975, que además de ser protagonizada por la primera actriz Ofelia Medina como una mesera que para superarse combina su trabajo con sus estudios dio su primer papel importante a otra futura estrella del género como Lucía Méndez, historia que Marissa Garrido adaptó en los años 90 como “Mi querida Isabel” que protagonizó como heroína otra actriz encasillada como villana como Karla Álvarez y en el 2015 como “Amor de Barrio” con Renata Notni. 

Con la pluma de Marissa Garrido brillaron también Christian Bach en “Encadenados” (1988); Diana Bracho en la original “Pasión y poder” (1988); Kate del Castillo en “Azul” (1996) y África Zavala en “La jefa del Campeón” (2018), su último trabajo en telenovelas a los 93 años de edad. Descanse en paz. 

Comentarios a: sopeoperas@yahoo.com 

Con la pluma de Marissa Garrido brillaron también África Zavala en “La jefa del Campeón” (2018).