La ciudad de Monterrey teme el regreso de aquellos años violentos en que se vio sacudida como nunca antes

El día último del año 2009, las señales de violencia, los índices al alza de homicidios, las noticias de balaceras en las calles y los rumores de secuestros tomaron forma de realidad pura y dura: ese día amaneció el cuerpo de una mujer joven colgado de un puente en la emblemática avenida Gonzalitos

A partir de entonces se multiplicaron los colgados en puentes en una especie de espiral de crueldad: primero simplemente colgados, luego colgados y mutilados, después colgados y quemados. Y se multiplicaron las persecuciones, el fuego cruzado, las confusiones y las víctimas ajenas a la delincuencia.

Se produjo un cambio de hábitos en los habitantes: dejaron de frecuentar restaurantes y carreteras, y llegaban a su casa temprano en la tarde. Si no fuera porque el trabajo, en una ciudad que lo ha proclamado como el supremo valor, debía continuar a toda costa, las calles hubieran quedado desiertas.

La ola de inseguridad tuvo mayores repercusiones en la vida diaria que sus calamidades conocidas, las crecidas del río Santa Catarina o los atorones de la economía.

En los últimos meses del 2019, las señales de violencia, los indices al alza de homicidios, las noticias de balaceras en las calles tomaron forma de realidad pura y dura: ayer amanecieron siete bolsas con restos humanos en plena vía.  En esa ciudad, hay por lo menos dos células delictivas en disputa por la plaza: La Tropa del Infierno del Cártel del Noreste y los Zetas Vieja Escuela .

Dos escisiones de los antiguos Zetas— que han protagonizado las últimas situaciones de violencia.  En un barrio localizado al norte de Monterrey, siete bolsas con restos humanos fueron encontradas junto a un narcomensaje firmado por la Tropa Cártel del Noreste, brazo armado del Cártel del Noreste.

“Este es un mensaje de parte del Cártel del Noreste para la pinche gente mugrosa de la Vieja Escuela. Las Zorras que no mas se la pasan cobrando cuotas, que les quede claro que los del C.D.N. no vendemos cristal. Vamos sobre ustedes pinches mugrosos pinches zorras” [sic] decía la advertencia.

Más tarde, ese mismo día apareció el cuerpo de una persona al exterior de la parroquia Santa María Goretti, localizada en Monterrey.

Sobre los hechos, el vocero de la Fiscalía estatal, Mario Pérez, dijo que los cuerpos descuartizados y abandonados en bolsas de plástico pertenecerían a una mujer y dos hombres.


La disputa entre narcos continuó este miércoles, con el hallazgo de cuatro bolsas con cuerpos desmembrados, al interior de una camioneta abandonada en la Séptima Zona Militar.

Desde principios de año, ambas facciones de los Zetas han mantenido una batalla por el control de la zona metropolitana de Monterrey.

La Tropa Cártel del Noreste tiene su sede en la fronteriza de Nuevo Laredo, Tamaulipas, donde ha desatado una ola de violencia.

El pasado fin de semana, el grupo delictivo tomó por asalto las calles de Nuevo Laredo, luego de que sostuviera persecuciones y enfrentamientos con la Policía Estatal y personal de Sedena.

Derivado del seguimiento policíaco, los delincuentes se metieron a un centro comercial causando pánico entre empleados y clientes. La escena se repitió este martes, cuando usuarios captaron el momento en que los sicarios corrían dentro Waltmart.

Quienes piensan que están volviendo los años de mayor inseguridad reconocen el modo de operación. Ante todo, desactivar a los policías mediante amenazas (algunas cumplidas) y, luego, disparar los acercamientos seductores: plata o plomo. Cuando los grupos logran debilitar a los cuerpos policíacos, se adueñan de una plaza. Así se empieza.

También hay quienes piensan que Nuevo León está lejos de la situación de 2010. Ellos, como el secretario de Gobierno del estado, Manuel González, opinan que las cosas ahora son totalmente distintas. Y también tienen su parte de razón. La gente y la autoridad han aprendido. Saben lo que viene y no están desprevenidas.

El origen del sanguinario Cártel del Noreste... hombres, mujeres y hasta niños forman parte de esta organización criminal

En las últimas semanas varios puntos de Tamaulipas se han convertido en un escenario de guerra, aún más quizá de lo que la entidad ha sufrido en estos años de la llamada “Guerra contra el narcotráfico”.

Gran parte de esta violencia se debe a los enfrentamientos que las fuerzas del orden, tanto estatal como federal, han protagonizado contra las organizaciones criminales que operan en la entidad tamaulipeca, principalmente contra el cártel del Noreste y su más reciente brazo armado, 'La Tropa del Infierno'

Temibles y sanguinarios hombres, mujeres y hasta niños forman parte de esta organización criminal, pero ¿cuál es su origen?

El Cártel Del Noreste es una organización criminal mexicana producto de una escisión de Los Zetas, nacida como eclosión por la captura de su último líder absoluto: Omar Treviño Morales, alias el Z-42. 

Sus principales actividades criminales son: secuestro, extorsión, robo de vehículos, trata de personas, narcotráfico, terrorismo, lavado de dinero, así como el control de las actividades locales como la prostitución, el robo a mano armada y el tráfico ilegal de personas, entre otras.

 

Tras la captura de Omar Treviño Morales alias "Z42", Juan Francisco Treviño Chávez, alias “Kiko”, sobrino de “El Z-40” y “Z-42”, e hijo de Juan Francisco Treviño Morales, alias “El Kiko Ozuna”, hermano mayor de la sanguinaria dinastía Treviño Morales tomó el control del cártel.

Sin embargo, el liderato de “Kiko” no fue bien visto por los miembros fundadores de “Los Zetas”, aquellos que tenían pasado militar, por lo que comenzaron los roces en la cúpula del cártel.

La fractura se consumó cuando “Kiko” fue detenido en 2016, en territorio estadunidense, por elementos de la Administración para el Control de las Drogas (DEA por sus siglas en inglés).

“Los Zetas” se separaron en básicamente dos células. Por un lado, “Los Zetas Vieja Escuela”, formada por los fundadores desertores del Ejército y sus aliados. Por otra parte, el cártel del Noreste formado por la familia Morales Treviño y sus aliados.

El líder máximo del cártel del Noreste, desde entonces y según la DEA, es Juan Gerardo Treviño Chávez, alias “El Huevo”.

En febrero del año pasado, José María Guízar Valencia, alias el “Z-43”, fue detenido en la Ciudad de México, siendo considerado el último de los líderes fundadores de “Los Zetas”.

Su área de dominio son los estados de Tamaulipas, Nuevo León, Coahuila, Zacatecas y San Luis Potosí. Se dice que tiene presencia operacional en Estados Unidos, Guatemala, Honduras y Colombia; en este último, se cree que le quitó a Los Zetas el negocio de la compra de cocaína, luego de su desaparición como grupo criminal

 

 

¿Quiénes son los Zetas Vieja Escuela?

El grupo criminal los Zetas Vieja Escuela son una célula originada de la división del cártel con el mismo nombre, que operaban desde hace dos décadas en los estados del norte y noreste del país.

Los Zetas se originaron en las fuerzas especiales del ejército mexicano que fueron estrenadas contra las insurgencias de los zapatistas, grupo militantes de izquierda. Pero estas fuerzas no fueron utilizadas en ese momento, y en su lugar fueron enviadas al norte de México para llevar a acabo operaciones contra el narco.

Poco después que Osiel Cárdenas Guillen —fundador de Los Zetas— tomara el control del Cártel del Golfo a finales de los noventa, se reunió con un grupo de miembros de las fuerzas especiales del Ejército mexicano. Éstos militares conformarían luego el ala armada del Cártel del Golfo, para más tarde convertirse en Los Zetas.

Dicho cártel transformó el rostro del crimen organizado en México ya que tenía entrenamiento militar. Se diversificaron y empezaron a extorsionar a cambio de ofrecer protección; sin embargo, la muerte y captura de sus líderes causó la fragmentación gradual de Los Zetas.

Con información de Infobae y El Blog del Narco