Donald Trump da positivo a COVID-19/Foto: Especial
El anuncio del presidente Donald Trump este viernes de que dio positivo en la prueba del coronavirus ha planteado muchas preguntas sobre lo que la infección podría significar para la salud del jefe de Estado estadounidense

Sui-Lee Wee 

El médico del presidente dijo en una declaración que Trump, que tiene 74 años, estaba “bien”, pero no mencionó si presentaba síntomas. Afirmó que, por el momento, el presidente pasaría la cuarentena en la Casa Blanca.

Esto es lo que sabemos sobre cómo el virus podría afectar a las personas con su perfil general.

Los hombres mayores tienen un mayor riesgo de enfermarse de manera grave.

Los hombres mayores tienen el doble de probabilidades de morir por COVID-19, la enfermedad causada por el coronavirus, que las mujeres de la misma edad, según un análisis del Centro Chino para el Control y la Prevención de Enfermedades. Otro estudio, publicado en la revista Nature en agosto, encontró que esto se debe a que los hombres producen una respuesta inmunitaria más débil que las mujeres.

Las posibilidades de requerir hospitalización aumentan después de los 50 años, explicó Raina MacIntyre, quien dirige el programa de bioseguridad del Instituto Kirby de la Universidad de Nueva Gales del Sur en Sídney, Australia.

La obesidad es otro factor de riesgo de muerte, especialmente entre los hombres, según un análisis de miles de pacientes tratados en un sistema de salud del sur de California.

“Sin mayor información sobre Donald Trump, tan solo con saber que es un hombre de más de 70 años, que parece tener sobrepeso, de inmediato podemos decir que está en el grupo de alto riesgo”, dijo Michael Baker, profesor del Departamento de Salud Global de la Universidad de Otago en Wellington, quien es asesor del gobierno de Nueva Zelanda.

A pesar de ello, muchas personas de su edad se han recuperado de COVID-19.

Aunque el riesgo de enfermar de manera grave de COVID-19 aumenta con la edad, la mayoría de las personas que la contraen se recuperan rápidamente con síntomas mínimos.

“La buena noticia es que, en promedio, incluso las personas que tienen una serie de factores de riesgo salen bien libradas”, dijo Baker. “Solo una minoría presenta enfermedades y consecuencias graves”, agregó.

“Mucha gente de su edad que contrae COVID-19 en realidad no tiene problemas”, mencionó Benjamin Cowling, jefe de la División de Epidemiología y Bioestadística de la Universidad de Hong Kong.

El resultado podría complicarse si Trump padece problemas de salud subyacentes, que los investigadores están ampliamente de acuerdo en que suponen un riesgo de enfermedad grave.

Trump, los funcionarios de la Casa Blanca y su médico han sostenido en los últimos meses que el presidente gozaba de buena salud. Sin embargo, a Trump le encantan las hamburguesas con queso y no hace mucho ejercicio, aparte de jugar golf. En junio, el médico de Trump dijo que el presidente pesaba 101 kilogramos, lo que se cataloga como obeso.

“Si no tiene diabetes, hipertensión o alguna enfermedad degenerativa, entonces es probable que el resultado no sea grave”, afirmó David Hui, director del Centro Stanley Ho para Enfermedades Infecciosas Emergentes de la Universidad China de Hong Kong.

Es difícil decir cuánto tiempo le tomaría a Trump recuperarse.

Los expertos coinciden en que la próxima semana será crítica para determinar el curso de la enfermedad de Trump.

Si Trump no desarrolla síntomas, desarrollará anticuerpos diez días después de la aparición de la enfermedad y se recuperará, según Hui de la Universidad China de Hong Kong.

Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, ha dicho que “la buena noticia de la COVID-19” es que alrededor del 40 por ciento de los infectados nunca desarrollan síntomas.

Los cálculos actuales sugieren que los síntomas, si aparecen, podrían hacerlo incluso en dos días o hasta catorce días después de la exposición al virus.

Si Trump desarrolla síntomas leves como tos, fiebre o dificultad para respirar, podría tardar una semana en recuperarse. Una enfermedad grave, que podría significar el desarrollo de lesiones pulmonares y neumonía, a veces requiere hospitalización, posible ventilación y meses de tratamiento.

“No podríamos determinar un tiempo específico“, dijo Dominic Dwyer, virólogo médico de la Universidad de Sídney. “Independientemente de lo que uno piense de la política, esto no se le desea a nadie”, agregó el virólogo.

El tratamiento dependerá de lo grave de su enfermedad.

Los expertos concuerdan en que el régimen de tratamiento de Trump dependerá de si desarrolla síntomas en los próximos días.

Mientras no tenga síntomas, o estos sean limitados, bastará con mantener un entorno cómodo en el que pueda estar aislado durante catorce días y ser evaluado con regularidad por los médicos.

Como es sabido, todavía no existe una cura para la COVID-19. Sin embargo, si Trump desarrolla neumonía e insuficiencia respiratoria y otras señales de una enfermedad más grave, tendría a su disposición diversos tratamientos utilizados extensamente por médicos y enfermeras.

El remdesivir, un medicamento antiviral diseñado para tratar tanto la hepatitis como un virus respiratorio común, ha demostrado ser útil para el tratamiento de pacientes gravemente enfermos. Un esteroide llamado dexametasona también ha reducido la letalidad en esos pacientes, según los científicos de la Universidad de Oxford.

c.2020 The New York Times Company 

The New York Times

The New York Times es un periódico publicado en la ciudad de Nueva York y cuyo editor es Arthur Gregg Sulzberger, que se distribuye en los Estados Unidos y muchos otros países. Desde su primer Premio Pulitzer, en 1851, hasta 2018, el periódico lo ha ganado 125 veces.​