César Flores, legislador del PAN.
Javier Guerrero considera inoportuna la liberación de precios, pues los precios del petróleo están muy altos

A través de redes sociales, las críticas contra los diputados federales del PRI, PAN y PVEM de Coahuila no se dejaron esperar por haber aprobado la liberación de los precios de los combustibles, que ahora ha derivado en el “gasolinazo” que aumentará este producto. 

El Gobierno Federal anunció que a partir del 1 de enero y hasta el 3 de febrero de 2017, los precios promedio del litro de la gasolina Magna o “verde” será de 15.99 pesos; de la gasolina Premium o “roja”, de 17.79 pesos, y él diesel de 17.05 pesos. 

Con ese incremento, los precios de las gasolinas habrán subido en un año hasta 27 por ciento. 

Lo que hicimos es que le pusimos un tope (al precio de las gasolinas), porque estaba subiendo de forma muy agresiva para los mexicanos”.
César Flores, legislador del PAN.

El Congreso Federal aprobó en octubre la Ley de Ingresos de la Federación (LIF), en el que se estipula que los precios de la gasolina y el diesel se liberen de manera ordenada y gradual a partir del 1 de enero de 2017. 

En este contexto, Javier Guerrero, diputado federal por Coahuila quien recientemente renunció al PRI, opinó que lo aprobado por el Pleno de la Cámara fue una liberación anticipada, subordinada a criterios regionales y a una serie de calendarios que iban a fijar la Comisión Reguladora de Energía y la Comisión Nacional de Hidrocarburos. 

Sin embargo, cuestionó los criterios anunciados, al considerar que fue inoportuno hacerlo el 1 de enero, cuando los precios del petróleo están muy altos. 

Javier Guerrero, diputado federal.
La modificación iba a ser eliminando el subsidio gradualmente para que no todos los mexicanos pagaran el subsidio a la gasolina”.
Javier Guerrero, diputado federal.

“El espíritu de la modificación (hecha por el Congreso), iba en el sentido de ir eliminando el subsidio gradualmente para que no todos los mexicanos pagaran el subsidio a la gasolina que consume un porcentaje de la población, y que el precio se apegara cada vez más al precio internacional del mercado”, señaló. 

“Aunque es una medida sana en términos de política económica, el momento es totalmente inoportuno”, opinó. 

Guerrero opinó que sería importante revisar el componente fiscal en las gasolinas, como lo son el IVA y el IEPS, cuya permanencia que no ayuda a bajar el precio y pareciera que el Gobierno Federal no quiere dejar de recaudar. 

Por su parte, César Flores Sosa, legislador del PAN, no culpó ni a la Reforma Energética ni a la labor de los legisladores, sino a las políticas públicas del Ejecutivo Federal. 

“Al contrario, (con la Reforma Energética) le dieron herramientas para que el señor Peña Nieto pudiera en realidad mover al País, pero para adelante, no hacia atrás; lo que pasa es que las políticas públicas, las políticas fiscales de ellos son las que no sirven”, expresó. 

“La Secretaría de Hacienda es quien fija el precio de las gasolinas. Nosotros en esta Legislatura lo que hicimos es que le pusimos un tope (a los precios de las gasolinas), porque estaba subiendo de forma muy agresiva para los mexicanos”, expresó Flores Sosa. 

Se intentó llamar a los legisladores José Refugio Sandoval y Jericó Abramo Masso, sin embargo, no se les pudo contactar.