Especial/La jueza de distrito de EU., Yvonne González Rogers, accedió a la solicitud del gobierno de desestimar la demanda de Twitter en una orden de once páginas presentada en el Tribunal de Distrito de EU. para el norte de California
La solicitud de Twitter "probablemente provocaría un daño grave o inminente en la seguridad nacional", según dictaminó la jueza

La red social Twitter no podrá revelar las solicitudes de vigilancia que recibió del gobierno de EU, tras una batalla legal de casi seis años. Una jueza federal ha aceptado aceptado los argumentos del gobierno de que esto podría atacar la seguridad nacional.

La multinacional con sede en San Francisco (California) había demandado al Departamento de Justicia de EE. UU. (DOJ, en sus siglas en inglés) en 2014 para que se le permitiera revelar, como parte de su Borrador de Informe de Transparencia, las solicitudes de vigilancia que recibió. La compañía argumentó que sus derechos de libre expresión estaban siendo violados al no poder revelar los detalles.

La jueza de distrito de EU., Yvonne González Rogers, accedió a la solicitud del gobierno de desestimar la demanda de Twitter en una orden de once páginas presentada en el Tribunal de Distrito de EU. para el norte de California.

La jueza dictaminó el viernes que conceder la solicitud de Twitter "probablemente provocaría un daño grave o inminente a la seguridad nacional". "La moción del gobierno es CONCEDIDA y la moción de Twitter pes DENEGADA", escribió la jueza en su orden.

 

Twitter demandó al Departamento de Justicia en su batalla con las agencias federales como el autodenominado defensor de la libertad de expresión de la industria de Internet que busca el derecho de revelar el alcance de la vigilancia del gobierno de los EE. UU.

A la demanada le sigueron meses de negociaciones infructuosas con el gobierno y marcó una escalada en la batalla de la industria de internet por las órdenes de mordaza del gobierno sobre la naturaleza y el número de solicitudes de información de usuarios privados.

Las compañías tecnológicas estaban tratando de aclarar sus relaciones con las agencias policiales y de espionaje de EE. UU. a raíz de las revelaciones del excontratista de la Agencia de Seguridad Nacional Edward Snowden que describían la profundidad de las capacidades de espionaje de los EE. UU.

La batalla legal de Twitter abarcó el trabajo de cuatro fiscales generales de los Estados Unidos: Eric Holder, Loretta Lynch, Jeff Sessions y William Barr.

Mediante el uso de declaraciones confidenciales, el Departamento de Justicia pudo demostrar que revelar el número exacto de peticiones de seguridad nacional de 2014, según lo solicitado por Twitter, representaba un riesgo para la seguridad nacional, según la orden del viernes.

La red social prohibió el miércoles de esta semana a los usuarios publicar información engañosa sobre el coronavirus, incluidas las denegaciones de orientación de expertos y el fomento de tratamientos falsos, endureciendo sus reglas normalmente laxas en torno al habla.

La decisión sigue un movimiento similar al de Facebook, que en enero anunció que eliminaría publicaciones con afirmaciones falsas o teorías de conspiración sobre el virus.

Ambas compañías comunicaron que dicho contenido violaría desde ahora sus políticas en torno a publicaciones que pudieran causar daños físicos, alejándose de un enfoque normalmente no relacionado con el contenido sobre salud que ha permitido que los grupos antivacunas prosperen en sus plataformas.

La nueva guía de Twitter, publicada en una publicación de blog, dijo que requeriría que las personas eliminen contenido, alentando a las personas a actuar en contra de las recomendaciones de las autoridades de salud pública.

Los ejemplos que proporcionó de declaraciones ahora prohibidas en Twitter incluyen afirmaciones como que  "lavarse las manos es propaganda para las compañías de jabón" o "usar aromaterapia y aceites esenciales para prevenir el coronavirus".

Twitter fue fundada en 2006 en San Francisco por Jack Dorsey, Evan Williams, Biz Stone y Noah Glass como un red donde para comunicarse con otros usuarios a través de 140 caracteres. Actualmente cuenta con más de 330 millones de usuarios activos, según diferentes páginas de estadística.