En su columna de El Financiero, Lourdes Mendoza cuenta todos los detalles de sexto informe de Enrique Peña Nieto

Menciona Lourdes Mendoza que el Informe fue un desastre en cuestión de comunicación y mensaje, ya que el formato fue demasiado largo y los videos no ayudaron, porque para lo único que sirvieron fue para que los invitados de atrás fueran al baño.

Añade que no hubo un mensaje del legado, de hecho fue peor ver a Enrique Peña Nieto irse a sentar a ver las pantallas porque fue como un pleonasmo de su actuar.

También abordó el tema de que Yeidckol Polensky, fue la más asediada por que todos querían saludarla. Incluso, Peña Nieto le mandó un saludo y un recadito para AMLO.

 

 

 

Agrega que los empresarios: Alejandro Ramírez, Emilio Azcárraga, Paco Cervantes y Luis Castro la saludaron con afecto e interés.

En la columna también hace alusión a que los “gobers” no paraban de chatear y que al bajar la mirada parecían dormidos en orden de más “chateador” a menos: Héctor Astudillo, de Guerrero; Silvano Aureoles, de Michoacán, y Aristóteles Sandoval, de Jalisco.

Alberto Anaya, del PT, se quedó dormidito, pero sólo unos momentos y la verdad con justificada razón. Estuvo aburridísimo.

Concluye que en la parte de atrás de Palacio Nacional sí hubo muchos lugares vacíos que fueron ocupados por funcionarios menores.

Ese mismo día desayunó Fernando González, el yerno de la maestra Elba Esther Gordillo, en el Four Seasons con el empresario Pérez Fayad. Y, mientras EPN hacía lo propio, Pepe Meade y Mikel Arriolacaminaban por Campos Elíseos, a la altura del restaurante El Bajío.

Con información de El Financiero

Miguel Sagnelli

Editor Web de secciones Coahuila, México e Internacional. Egresado de la carrera de Ciencias de la Comunicación. Con más de 10 años de experiencia en medios de comunicación europeos y nacionales. Tanto en redacción, producción y docencia de los mismos.