Opinión. Adivinos locales afirman que ellos jamás perjudicarían a sus clientes. Alejandro Tomatsú
Adivinos locales afirman que ellos jamás perjudicarían a sus clientes

Curanderos y adivinos de la ciudad, dan su opinión sobre la estafa de la que son víctimas muchas personas, quienes con engaños y falsas promesas de una “cura” son despojadas de pertenencias como casas o camionetas y grandes cantidades de dinero.

Los entrevistados señalan que un verdadero “curandero” jamás pedirá al cliente una cantidad exorbitante de dinero y nunca le propondrá ritos que tengan que ver con la magia negra.

Ana Karen Castillo, de La Santísima, expresó en entrevista que las personas que de verdad curan y quieren ayudar a la gente no los hacen gastar, sino que sólo les recomiendan que compren una vela y ellos mismos se concentren en terminar con el mal que los aqueja.

Señaló que el hecho de que existan estafas como la que se presentó recientemente en la ciudad, acerca de un señor que fue despojado de 60 mil pesos, una casa de cuatro recámaras, sala comedor, cocina y cochera, además de una camioneta Titán 2005, comentó que los afecta pues la gente empieza a tener desconfianza y piensan que todos somos iguales.

“Las personas empiezan a tener desconfianza, creen que toda la gente que se dedica a estas cosas es así, hay algunos que sólo estafan, aunque también creo que es por ignorancia de la gente porque quién le anda soltando tanto dinero a alguien que no conoce, eso no se hace”, dijo.