Foto: Internet.
Aunque la película salió años los fans del superhéroe arácnido aún recuerdan con cariño el trabajo que hizo Sam Raimi con el personaje

La trilogía de películas donde Sam Raimi y Tobey Maguire dieron vida a Spider-man por primera vez en el cine, a pesar de sus reboots y su actual popularidad con la interpretación de Tom Holland sigue siendo muy querida por los fans.

Por eso no es de extrañar que de vez en cuando surja nueva información al respecto de esa serie, que además también fue parteaguas al hacer ver el cine de superhéroes como algo redituable y de calidad —junto a X-Men y Blade en la misma época— y ahora fue una escena eliminada de la tercera película la que volvió a ser tendencia.

Si bien Spider-man 3 no es la más popular de las tres, entre críticos y fans por igual, muchos coinciden en que tuvo sus buenos momentos, en especial los relacionados con el personaje de Sandman, interpretado por Thomas Haden Church, quien fue trágicamente transformado en un monstruo de arena y que busca salvar la vida de su hija.

En la escena, que sucede luego del enfrentamiento entre el arácnido y el villano en el subterráneo, donde este último termina supuestamente muerto, se puede ver a la pequeña Penny Marko, quien padece una enfermedad de costoso tratamiento y que pone en riesgo su vida, hablar con su madre, la que le asegura que no debe confiar siempre en las promesas que le hace su padre, pues faltó a una cita para convivir con ella.

Justo cuando se están retirando la pequeña ve a lo lejos, en la playa, un inmenso castillo de arena y al acercarse, cojeando y con muleta, reconoce en la construcción algo mágico, la toca y se le puede la satisfacción de haber entrado en contacto con su padre, aunque fuera de esta manera.

Al alejarse el castillo se deshace y Penny continúa su camino, para regresar luego a otra toma del Sandman, ya en su forma humana, despidiéndose con la mirada de su hija mientras jura que el Hombre Araña no volverá a entrometerse en sus planes de conseguir el dinero necesario para salvar a su hija.

Fueron las decisiones y demandas de Sony, así como de otros productores, quienes exigieron la inclusión de personajes como Gwen Stacy y Venom las que llevaron a que esta película se sobrecargara de elementos, una de los principales factores por los que es la menos querida de las tres y por ello la visión de Raimi, que solo incluía como villanos a Sandman y a Harry Osborn como un nuevo Duende Verde tuvo que modificarse, llevando a que escenas como esta, que ayudaban a entender mejor a los personajes, se quedaran en el cuarto de edición.