Foto: Vanguardia/Sandra Gómez
El morador de una vivienda que se incendió la tarde de ayer murió calcinado, pues a pesar de las llamas se introdujo en busca de sus hijos, aunque ellos ya se habían puesto a salvo

TORREÓN, COAH.- El morador de una vivienda que se incendió la tarde de ayer, murió calcinado pues a pesar de las llamas se introdujo en busca de sus hijos, aunque ellos ya se habían puesto a salvo.

Fueron los bomberos quienes después de sofocar el siniestro confirmaron que en el interior quedó el cadáver del individuo.

A la persona fallecida la identificaron como Jesús Rubio Murillo, de 37 años, con domicilio en la calle Benjamín Torres  casi esquina con la calle Cervantes, en la colonia J. Luz Torres,  en el sur oriente de la ciudad.

Fue aproximadamente a las 18:37 horas cuando en el teléfono de emergencias se recibió aviso del incendio de una vivienda ubicada en la calle Benjamín Torres, en el reporte mencionaron que al parecer había personas en el interior. Los bomberos localizaron el cadáver del hombre.

Los ambulantes de la Cruz Roja, los vecinos les indicaron que  el dueño de la casa entró en busca de sus hijos pero que los mismos estaban a salvo  y él no pudo salir.

De inmediato se combatió el incendio y a los pocos minutos encontraron el cadáver calcinado de Jesús.

Los ambulantes de la Cruz Roja auxiliaron tanto a los hijos del hoy occiso, uno de 19 y el otro de 11 años, así como a varios vecinos que sufrieron crisis de histeria.