Carlos Romero, procurador fiscal, señaló que, en el caso de los funcionarios que usaron sus atribuciones para beneficiar a organizaciones delictivas, su pena será mayor

La Procuraduría Fiscal de la Federación informó que investigarán a cualquier persona que sea parte de un esquema de defraudación fiscal, incluyendo a los funcionarios públicos.

Carlos Romero, procurador fiscal, apuntó que los funcionarios que usaron sus funciones para beneficiar a organizaciones delictivas, su pena será mayor. “Vamos por cualquier persona que esté dentro de estas redes, funcionado ilegalmente, sea funcionario o no sea funcionario”.

En el marco del 2o. Congreso en Prevención de Lavado de Dinero, organizado por Thomson Reuters, aclaró que que si bien los procesos judiciales tienen secrecía y existe el principio de presunción de inocencia, por lo que no se puede divulgar mayor cuestión de sus procesos, “hay diversos asuntos y diversas personas involucradas, pero de que en todos los casos se llega a encontrar a algún funcionario público, algún funcionario bancario y demás, sí hemos observado estos casos", dijo.

El procurador destacó que cada tres días se detiene a una persona relacionada con empresas fantasma, cuyo monto promedio de defraudación es de 11 millones de pesos; no obstante, descartó que haya “terrorismo fiscal”, por lo que aquellos que realicen actividades conforme a la ley, no tienen de qué preocuparse.