De acuerdo con directivos del albergue, quienes se niegan a ingresar es porque no se quieren someter al reglamento del lugar, mismo que prohíbe el ingreso de bebidas alcohólicas y la salida de los centroamericanos para que vayan a pedir dinero. HÉCTOR GA
Después de un diálogo que se sostuvo con la Secretaría de Gobierno, será este lunes cuando venza el plazo dado para el desalojo de dichas personas

Aunque después del aviso algunas de las personas han respondido al llamado, el campamento improvisado que fue instalado a las afueras de la Casa del Migrante de Saltillo todavía no ha sido levantado al 100 por ciento.

Fue hace poco más de un mes cuando el campamento fue instalado, a raíz de los cierres temporales que sufrió el albergue debido a la propagación de COVID-19 en el interior del lugar.

De acuerdo con directivos del albergue, quienes se niegan a ingresar es porque no se quieren someter al reglamento del lugar, mismo que prohíbe el ingreso de bebidas alcohólicas y la salida de los centroamericanos para que vayan a pedir dinero en los cruceros de la ciudad.

Después de un diálogo que se sostuvo con la Secretaría de Gobierno, será este lunes cuando venza el plazo dado para el desalojo de dichas personas, como fue acordado con la organización.

 

Por otro lado, luego de las noticias que han revelado un posible ingreso de una nueva caravana migrante a México, y que el Gobierno del Estado manifestó que “habrá que dar un trato diferente” a las ocasiones pasadas debido a la contingencia sanitaria, el director de la Casa del Migrante dijo que esta idea es acertada, pues hoy por hoy se debe salvaguardar la salud de todas las personas.

En ese sentido, Alberto Xicoténcatl dijo que pese a que las personas han tenido que abandonar sus países por las difíciles situaciones económicas que atraviesan actualmente, en medio de la pandemia lo recomendable es que no lo hagan en caravanas multitudinarias.

“El trato no puede ser como se ha tenido siempre con las personas migrantes, estamos en una contingencia sanitaria, en un país con muchos muertos y con un alto índice de contagio”, dijo.

Señaló que es muy complejo permitir este ingreso, toda vez que las personas migrantes se ponen en riesgo a ellas mismas, además de que podrían generar otros contagios.