Foto: Especial
Los aviones se han ofrecido en subastas, en un catálogo y en una feria aeroespacial en Santa Lucía

Tal como ha ocurrido con el avión presidencial TP-01 Boeing 787 Dreamliner, tampoco ha ‘despegado’ la venta de decenas de aeronaves de dependencias como la Sedena, Pemex, Conagua, la propia Oficina de la Presidencia y la Fiscalía General de la República (FGR).

Son aviones y helicópteros que el presidente Andrés Manuel López Obrador decidió no utilizar. En lugar de ello, ha buscado encontrarles un comprador, para mostrar austeridad y disponer de un dinero extra, aunque hasta ahora esto último no ha fructificado.

En revisiones a respuestas a solicitudes de información y datos en la página del INDEP sobre su próxima subasta el 12 de marzo, se constató que no han sido vendidas al menos 64 de las 72 aeronaves que desde el 24 de abril de 2019 fueron consideradas “susceptibles” de venderse en subastas y otros esquemas. 

De esto ya han transcurrido 1 año y 10 meses. 

Son 38 aeronaves de FGR, 10 de Sedena, 8 de Presidencia, 3 de Conagua, 3 de Pemex, y 2 de la Marina. 

En el caso de las 8 aeronaves que complementan el listado, la Secretaría de Marina declaró vía transparencia que el asunto no era de su competencia; Comunicaciones y Transportes, aunque en el catálogo del gobierno federal aparecen tres de sus aeronaves, dijo que las mismas no estaban bajo su resguardo. En cuanto a tres aeronaves de lo que era la Policía Federal, tampoco se ha obtenido información. 

Ya se hicieron solicitudes de transparencia al menos a Presidencia, FGR y Sedena, sobre el gasto por almacenamiento y mantenimiento de las aeronaves, y se está a la espera de respuesta. 

“Entre más tiempo tengamos esta flotilla, más nos cuesta, hay que estar pagando mantenimiento; claro, no nos va a costar más, aun así, que lo que costaba antes porque antes el gasto de operación era elevadísimo”, mencionó López Obrador en enero de 2020, cuando se anunció una de las subastas para intentar vender aeronaves.

De los datos de avalúo que se pudo obtener, sin contar el TP-01 (comprado en el gobierno de Felipe Calderón por 218 mdd), la aeronave de mayor costo que no ha logrado ser vendida es un helicóptero Agusta Westland de la Conagua, de año de fabricación 2014, con un valor comercial estimado de 90 millones 923 mil pesos. 

Los 72 aviones y helicópteros, se informó en aquel entonces, eran parte de los 263 vehículos aéreos que integraban la flotilla del gobierno federal. 

“Se ha decidido no utilizar aviones y helicópteros en el traslado de funcionarios públicos. Es un compromiso que hicimos, que no íbamos a utilizar estos aviones”, dijo el presidente aquel 24 de abril de 2019.

“Todos los funcionarios del gobierno, servidores públicos tenemos que trasladarnos en aviones comerciales cuando se requiera ir a algún lugar distante, cuando se trate de distancias cortas por carretera, a ras de tierra”. 

Los aviones y helicópteros de Presidencia… que están en tierra... lee la nota completa en ANIMAL POLITICO