Los integrantes de una caravana de unos tres mil migrantes rompieron una valla que divide la frontera entre Guatemala y México e ingresaron al país este viernes

El fuerte operativo de seguridad fue insuficiente para detener la masa y la expectativa sobre la reacción que tendrán las autoridades frente al grupo que ha desatado el enojo del presidente estadounidense.