Foto: Especial
En Filipinas el adulterio puede ser castigado con penas de hasta seis años de prisión

Una mujer se escondió en el techo de un cuarto de motel luego de que su esposo y la policía la descubrieran siendo infiel.

La mujer se negó a bajar del techo durante 30 minutos, esto en la ciudad filipina de Mandaue, informaron medios de aquel país.

Anteriormente, la pareja de la mujer sospechaba que podía serle infiel.

El hombre trabaja como marinero, por lo que pasa un largo tiempo fuera de su hogar.

Las sospechas del esposo se acrecentaron cuando la mujer se negó a tener relaciones sexuales con él y luego la hija de ambos la descubriera con una amante.

El pasado 30 de noviembre siguió el taxi de su mujer, quien supuestamente iba a trabajar. El coche, sin embargo, se detuvo para recoger a un joven desconocido y se dirigió hasta un motel.

Ante esta situación, el marido llamó a un amigo, quien a su vez decidió llamar a la Policía.

Los empleados del motel no dejaron entrar al esposo, quien se quedó fuera esperando, pero no pudieron impedir la entrada de los policías.

Cuando los oficiales por fin pudieron inspeccionar la habitación, no vieron a nadie en su interior.

Sin embargo, en ese momento, una parte del techo cayó junto a unos zapatos y los agentes vieron a los pies colgando de la mujer, descubriendo así su escondite.

Pese a los requerimientos de los oficiales, la mujer se negó a bajar, hasta que uno de los policías subió hasta el techo y la convenció para que depusiera su actitud después de media hora de negociaciones.

Su acompañante, quien pudo escapar antes de la aparición de la policía, fue capturado más tarde.

El marido planea denunciar a los amantes, que fueron escoltados hasta una estación de policía e interrogados.

En Filipinas el adulterio está tipificado como delito en el Código Penal con penas de hasta 6 años de cárcel.