Surgen otras dos denuncias en su contra

Ernesto “N”, maestro del CBTis 97 de Saltillo, fue vinculado a proceso por el delito de acoso y abuso sexual que presuntamente cometió contra una estudiante del mismo plantel; pasará dos meses más recluído en el Centro Penitenciario de esta ciudad.

Al momento han surgido otras dos denuncias formales en su contra, mismas que son atendidas en la Procuraduría para los Niños, Niñas y la Familia.

Ayer durante la audiencia de vinculación, la juez de control, Lilia Sánchez Castillo, escuchó la declaración de Nuriet “N” y Evelyn “N” —esta última testigo protegido—, estudiantes del mismo bachillerato, quienes manifestaron que la conducta el profesor nunca faltó al respeto a ninguna de sus compañeras.

Ambas, dijeron sospechar que el maestro tenía una relación con una de sus alumnas y que Ana “N” —la denunciante— cubría dicha relación, pues ella y su amiga Laura “N” constantemente salían a comer con el imputado. Lo esperaban a tres cuadras del CBTis.

Archivo

Detallaron que la víctima del posible delito nunca mostró “sintomatología de una afectación por acoso”, lo cual orilló a la juez a desechar las declaraciones como pruebas, al destacar que las jóvenes no son especialistas para analizar la conducta de una víctima de violencia sexual.

Además, mencionaron que la directora del CBTis, Blanca Rodríguez Araujo, reunió a los alumnos para prohibir que emitieran pruebas a favor del profesor; también que el maestro Luis los “invitó” a denunciar al profesor por acoso, pues “lo querían fuera del plantel”.

Se analizaron por la autoridad judicial cuatro hechos mencionados en la imputación: el envío de fotografías al desnudo vía WhatsApp, el envío de videos de su cuerpo sin ropa y manipulando su aparato reproductor, el intento de beso que realizó luego de una celebración de cumpleaños y el abuso sexual que detonó la denuncia.

De éstos, la juez desecho únicamente el intento que hizo el maestro por besar a su alumna, pues no se consumó el abuso.

INVESTIGARÁN A LA DIRECTORA

Osvaldo Rodríguez, defensor legal de la joven, informó que aunque los hechos de acoso sexual sucedieron cuando la joven era menor de edad y el abuso sexual se ejecutó cuando ya había cumplido su mayoría de edad, la juez compartió el criterio de que es un tipo de violencia sexual, inclusive es por ello que resolvió el auto de vinculación a proceso utilizando la perspectiva de género, por ello se quedó sujeto el imputado a prisión preventiva oficiosa.

Reconoció que puede haber salidas alternas o un procedimiento abreviado, sin embargo, la joven busca un castigo.

“Se siente dolida respecto a esta relación de confianza que existe con un maestro, pues, ¿cómo vamos a permitir que haya ese tipo de conductas con una alumna?”, preguntó.

Dijo que con base en solicitud de la juez se investigará a la directora por parte del Ministerio Público.

“Es algo que está en investigación por parte de la representación social. Se pidió que se investigara a la directora del plantel, se gira la indicación al Ministerio Público con el objetivo de que la directora le informó a los alumnos del plantel que eliminaran las posibles pruebas a favor del maestro. Vámos a colaborar con el Ministerio Público en lo que podamos dentro de las carpetas donde estemos autorizados nosotros”, finalizó.