El aeropuerto de Oita ha sido señalado como lugar de lanzamiento preferente para una misión espacial desde Japón que se realizaría, como pronto, en 2022. ESPECIAL
Este acuerdo serviría para crear un polo de atracción para el sector espacial en la prefectura, lo que se sumaría a varias industrias ya existentes en torno al acero, las petroquímicas, los materiales semiconductores o el automóvil

Tokio,Jap.- La prefectura nipona de Oita y la empresa estadounidense de lanzamiento de satélites Virgin Orbit anunciaron este viernes un acuerdo para establecer en esta prefectura del sur de Japón el primer puerto espacial horizontal de Asia.

El aeropuerto de Oita ha sido señalado como lugar de lanzamiento preferente para una misión espacial desde Japón que se realizaría, como pronto, en 2022; lo que le convertiría en el primer puerto espacial del continente -según explicó la compañía estadounidense- en el que los despegues son horizontales, como el de un avión, y no verticales, como tradicionalmente ha sido para los cohetes.

“Estamos deseando acoger el primer puerto espacial con despegues y aterrizajes en horizontal de Japón. Estamos honrados de poder colaborar con compañías tecnológicas valientes que resuelven problemas globales mediante sus pequeños satélites·, afirmó el gobernador de la prefectura de Oita, Katsusada Hirose.

Hirose explicó que espera que este acuerdo sirva para crear un polo de atracción para el sector espacial en la prefectura, lo que se sumaría a varias industrias ya existentes en torno al acero, las petroquímicas, los materiales semiconductores o el automóvil.

Ya que se espera que el uso de pequeños satélites y actividades de lanzamiento relacionadas crezca rápidamente en los próximos años, una capacidad de lanzamiento doméstica flexible se convierte en un factor crucial, dijo el primer ejecutivo de Virgin Orbit, Dan Hart.

Hart aseguró este acuerdo permitirá estimular la economía local de Oita y facilitar el crecimiento del ecosistema aeroespacial nipón.

La empresa californiana Virgin Orbit ya cerró acuerdos para poder establecer despegues horizontales desde la isla de Guam, en el océano Pacífico, y desde el puerto espacial de Cornwall, en el Reino Unido, y está trabajando en los preparativos finales para un lanzamiento a órbita de demostración.